El Ministerio Público Centro Norte abrió una investigación por el delito de lavado de dinero en contra de Álvaro Baeza, quien fue brazo derecho de la renunciada ministra de Vivienda, Magdalena Matte.

De acuerdo a la información recabada por The Clinic Online, la determinación adoptada por el fiscal se enmarca dentro del caso Kodama y afecta también al ex subdirector jurídico del Serviu Rafael Marambio como también a los profesionales que representaban a la constructora Matías Cortéz y Rodrigo Alcaíno.

Morales, basándose en la ley 19.913 que sanciona el blanqueo de capitales, decretó el secreto de la indagatoria por un plazo de seis meses, con el fin de encontrar pruebas que permitan determinar si los mencionados cometieron el delito o no.

Hay que recordar que el caso Kodama que lleva la fiscalía, se inició luego que se descubriera un decreto firmado por Matte que autorizaba el pago de 17 mil millones de pesos a la constructora, por supuestos trabajos adicionales en un corredor del Transantiago.

Debido al escándalo que provocó el hecho y a la denuncia presentada en la Contraloría por el senador Alejandro Navarro, se revocó el pago y la propia Matte, presionada por las circunstancias, puso los antecedentes en conocimiento del Ministerio Público.

La ex secretaria de Estado, en su declaración –publicada el lunes pasado por este diario– aseguró que conforme ha avanzado la indagatoria y luego de conocer las declaraciones prestadas por el ex director de Serviu, Antonio Llompart y del propio Baeza, ahora le quedaba claro “que se hizo una operación muy bien pensada para saltarse a la Contraloría”.

Lucas, viajes, coincidencias

Según averiguó este diario, el Ministerio Público sospecha que pudo haber pagos irregulares para aprobar la transacción que implicaba un pago de 17 mil millones de pesos a Kodama. Por esta razón, la indagatoria está caratulada como fraude al fisco, uno de los “delitos precedentes” de la ley que sanciona el blanqueo de capitales.

En los antecedentes que constan en la carpeta, están los movimientos bancarios de los mencionados. Tanto Baeza y Cortéz tienen movimientos de importantes sumas de dinero. Menos dinero muestra Marambio.

En el caso de Baeza, la fiscalía indaga principalmente los pagos de 2010, pero tiene centrados sus esfuerzos en los dineros recibidos en enero de 2011 cuando el acuerdo del Minvu con Kodama ya estaba firmado.

Baeza y Cortéz son vecinos en Santo Domingo, el balneario del litoral central, hecho que el primero nunca le informó a la ex ministra Matte, tal como detalló esta última en su testimonio en calidad de imputada ante el fiscal Morales.

Junto a lo anterior, Baeza y Cortéz también coincidieron en un juicio donde participó la Asociación de Canteros de Colina. Baeza se autopagó honorarios por $ 800 que era la indemnización de los demandantes.

Pero no es todo, el propio Marambio en una declaración prestada hace unos meses ante Morales reconoció un viaje –entre el 11 y el 13 de enero de 2011- a Buenos Aires, Argentina, donde coincidió en el mismo vuelo con Alcaíno, el dueño de la firma Kenji Kodama y Cortéz. Este último le pagó el pasaje y según Marambio le devolvió el importe por 130 mil pesos.

Marambio aseguró fue a visitar a su hermano que vive en la ciudad transandina. Coincidentemente a unos días más tarde el acuerdo extrajudicial con Kodama que implicaba el pago de los 17 mil millones quedaba a firme.