• Once millones de personas vulnerables sufren la peor crisis humanitaria de los últimos 60 años.
  • Los campesinos somalíes dicen que no ha llovido en los últimos tres años.
  • 2,3 millones de niños están en situación de malnutrición severa en Somalia, Kenia y Etiopía.
  • Casi la mitad de la población de Somalia sufre la crisis humanitaria, la mayoría en el sur del país.
  • Más del 50% por ciento de los refugiados que huyen de Somalia padecen malnutrición severa.
  • Cada persona que llega a los campamentos de refugiados dispone de 3,5 litros de agua por día.
  • Ya en junio, más de 7 personas morían de hambre cada día.

Pero estas cifras no son nuevas, la ONU llevaba un año alertando de la situación. Ahora piden una respuesta acelerada.

Desplazamientos

Kenia ha recibido más de 100.000 refugiados somalíes en lo que va de año. Por su parte, a Etiopía han llegado más de 75.000 personas desde enero. El ritmo de llegada ha alcanzado las 4.000 personas diarias.

Los refugiados escapan del hambre y la sequía, aunque en muchas ocasiones, el largo y duro viaje termina con sus vidas. Saredo Hilowle apenas puede contar los sufrimientos del camino, en el que perdió a sus cuatro hijos: “No pude enterrar a ninguno. Los dejé bajo un árbol”.

Al Shabab y la censura humanitaria

Somalia vive sin Gobierno efectivo desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, y pasaron a controlar su territorio señores de la guerra tribales, milicias islámicas y bandidos.

La milicia integrista islámica Al Shabab,quiere derrocar al Gobierno Federal de Transición somalí, respaldado por la comunidad internacional, e instaurar un Estado radical musulmán de corte wahabí.

Al Shabab, vinculada a la red terrorista Al Qaeda, no ha facilitado la llegada de la ayuda humanitaria internacional a Somalia de la ONU. El grupo islamista considera que la declaración de hambruna es un elemento propagandístico.

Al Shabab controla la práctica totalidad del sur del país, una de las zonas en la que la crisis es más fuerte. La milicia no autoriza el paso de corredores humanitarios, aunque el Gobierno ya pidió el establecimiento de estos pasillos de ayuda.

Pero todo es más complicado si puede. “No dejan que la población hambrienta se acerque a las zonas controladas por el Gobierno para obtener ayuda”, asegura un ciudadano somalí. Desde una ONG denuncian que “están llevando a cabo un lento pero constante genocidio”.

Campamento de Dadaab

El campo de refugiados al este de Kenia es el más grande del mundo, con unos 400.000 refugiados. Dadaab está compuesto por los campos de Dagahaley, Hagadera e Ifo, que se proyectaron para 90.000 personas. Cada día llegan a la zona entre 1.300 y 3.000 somalíes.

El Gobierno keniano es reticente a la ampliación del campamento. Nairobi no quiere que el asentamiento se convierta en la tercera ciudad del país, una ciudad de exiliados.

Mogadiscio

La capital de Somalia es el objetivo de la ONU para establecer un puente aéreo urgentede ayuda humanitaria. Además del puente aéreo, las Naciones Unidas han estado llevando comida por barco al puerto de Mogadiscio.

La falta de comida en la ciudad, que en los últimos dos meses ha recibido a 100.000 desplazados, ha desembocado en saqueos y enfrentamientos entre la población afectada.