¿Por qué no te callas?, le dijo el rey Juan Carlos de España al venezolano Hugo Chávez. Corría el año 2007 y en Santiago de Chile se celebraba la XVII Cumbre Iberoamericana. La frase recorrió el mundo y caló tan fuerte en el imaginario político que Sarkozy pudo tenerla en mente cuando mandó callar al primer ministro británico.

“Ha desaprovechado una buena oportunidad de mantener la boca cerrada”, habría dicho Sarkozy a Cameron el domingo en Bruselas, según revelaron distintos medios británicos. “Nos pone enfermos que nos critiquen continuamente y nos digan lo que tenemos que hacer. Dicen que odian el euro y ahora quieren meterse en nuestras reuniones”, agregó.

El premier británico había exigido que el Reino Unido y otros países de la Unión Europea que no forman parte de la zona euro pudieran participar en la cumbre del próximo miércoles en Bruselas en las reuniones decisivas para el rescate de la moneda común.

Cameron, que en las últimas semanas criticó repetidamente la política de la región, se encuentra también bajo una gran presión interna. Este lunes, la Cámara Baja del parlamento británico votará si el Reino Unido debe celebrar un referéndum para decidir sobre su membresía en la Unión Europea, algo exigido por el ala derecha de su propio partido, pese a la oposición del Primer ministro.

Se espera que hasta 100 diputados de sus filas lo apoyen, aunque la iniciativa se considera sin opciones, por la negativa de la oposición y de la mayoría de los diputados de la coalición de Gobierno.