El efecto Zamudio: Iglesia se avispa a última hora y Piñera chicotea a la Alianza a aprobar Ley

Daniel Zamudio tuvo que morir, después de 24 días luchando contra un destino infranqueable, para que reaccionaran las instituciones y autoridades pro vida del país. No bastó el estupor que causaron los detalles de su cobarde golpiza, ni las dos cuadras de velas y cartas afuera de la Posta Central para sacudirse antes. Mucho menos el repudio social. Zamudio tuvo que morir para sacudir a la primera autoridad del país y obligarlo a cachetear públicamente al oficialismo por impedir la aprobación de una Ley Antidiscriminación.

Ayer, poco más de 12 horas después de la muerte del joven de 24 años, el Presidente golpeó la mesa desde Tokio y “ratificó” la intención del gobierno de llevar adelante la aprobación definitiva de la Ley que llevará el nombre del joven asesinado por supuestos neonazis, pegándole flor de cachamal a los 13 senadores oficialistas que en noviembre pasado dijeron no.

Una reacción tardía, casi obligada por la funa en redes sociales, replicada también estos últimos días en el Congreso, a los honorables Novoa, Von Baer, Chahuán y demaces que no estuvieron de acuerdo. Una reacción que se tomó la agenda política y que asegura un nuevo peloteo de responsabilidades políticas en el Parlamento.

Ahora con suma urgencia

El gobierno, que durante el día confirmó que instaurará suma urgencia a la Ley, presentada el año 2005 y que actualmente duerme en la cámara de diputados, aclarando que “tomará en consideración todas las indicaciones que se hagan para perfeccionar el proyecto”, según explicó el vocero, Andrés Pío Bernardino Chadwick.

Y por si esto no fuera poco, ayer apareció la Iglesia Católica. También un día después de la muerte del joven, el vocero de la Conferencia Episcopal, Jaime Coiro, a nombre del arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, lamentó y repudió la muerte de Daniel Zamudio y aseguró que “no se puede construir el futuro de la comunidad humana” sobre la base de la “intolerancia, agresión y violencia”.

El vocero tuvo que salir a explicar por qué en esos 25 días el arzobispo de Santiago no visitó a Zamudio o a su familia en la posta central y sí lo hizo cuando el cura Fernando Karadima estuvo internado menos de una semana en el Hospital Clínico de la Universidad Católica.

Coiro dijo que la función fue delegada en el vicario de la Esperanza Joven, Francisco Llanca, y que las fechas coincidieron con la visita del Papa a México, donde Ezzati acompañó a la máxima autoridad de la iglesia.

Sin embargo, la ausencia dio pie para que Rolando Jiménez, líder del Movilh, los hiciera pebre. “Quiero señalar mi vergüenza como ciudadano, de que el obispo de Santiago, (Ricardo) Ezzati, tenga tiempo para visitar a un pedófilo y a un abusador y que no haya dicho una palabra de la solidaridad para la familia, con la situación que le tocó vivir y que terminó con la muerte de Daniel”, señaló.

A juicio de Jiménez, las reacciones tienen que ver más con la atención internacional que le dieron diversos medios a la noticia y el rechazo que podría provocar en las instituciones que se declararon en contra de la Ley Antidiscriminación.

Velorio en familia

Por otra parte, el SML terminó la autopsia y las pericias encargadas por el fiscal Ernesto Vásquez, determinando como causa de muerte un traumatismo encéfalo craneano, lo que podría acarrear aún más problemas a los cuatro “neonazis” imputados por la golpiza.

De esta forma el cuerpo ya se encuentra en el hogar de la familia Zamudio Vera en San Bernardo, donde se espera un velorio íntimo, sólo con personas cercanas a Daniel y la familia, por expresa petición de ellos.

Además confirmaron el funeral de Daniel para este viernes 30 de marzo en el Cementerio General, con un cortejo que vendrá desde San Bernardo hasta el camposanto. En el frontis del cementerio se hará una ceremonia de despedida, donde la familia dará un discurso y se presentaran algunas canciones de las preferidas por el joven.

Junto a eso, los Zamudio-Vera pidieron que las expresiones de cariño se hagan de manera pacífica, sin disturbios como los ocurridos el martes en la Posta Central y libres de todo uso político o promoción partidista.

Junto a ello, el Movilh lidera una campaña para costear la tumba de Daniel, quien durante los próximos 25 días estará en un nicho, esperando su real entierro.

The Clinic Newsletter
Comentarios