Biografía humaniza al mítico Syd Barret

Con “permanente a lo Hendrix y el atuendo de una estrella pop”, Syd Barrett reside en la memoria colectiva como el excéntrico y joven músico que abrió las puertas del rock a los años 70 y que, tras su rápido declive, se convirtió en un mito que una nueva biografía trata ahora de humanizar.

Recuerda Global Rhythm, editora en España de “El brillo de la ausencia”, que fue en las postrimerías de los años 60 cuando el británico saltó a la palestra como líder de los primeros Pink Floyd, transformando el blues y el folk para alumbrar “ese rock algo tóxico y sofisticado que algunos llamaron progresivo”.

Rob Chapman, escritor y colaborador habitual de The Times, The Guardian y medios musicales como Mojo y Uncut, vivió en plena adolescencia la ebullición de Barrett y también su declive, llegando a escribir la última reseña sobre una actuación del músico, en 1972, poco antes de que éste regresara a su Cambridge natal para enclaustrarse hasta su muerte en 2006.

Más de 40 años después de aquella actuación calificada de “infausta”, Chapman retoma la figura de uno de sus ídolos de juventud en un libro que, según los críticos, “limpia las capas de conjetura y mitología para recuperar a Syd Barrett como músico, poeta y bastión tardío del romanticismo británico”.

Así, la trayectoria vital del artista se conjuga con el estudio de su legado musical, con sus declaraciones y con recuerdos nunca antes impresos de su círculo íntimo, además de correspondencia, diarios y textos inéditos para, dice su editorial, “hacer justicia a la figura más excéntrica de la música popular británica”.

The Clinic Newsletter
Comentarios