Esta mañana la ministra de Medioambiente María Ignacia Benítez reconoció que las movilzaciones de los pobladores de Freirina por el olor a caca de Agrosuper se justificaban.

“La verdad es que la gente tenía, tiene toda la razón. El olor es insoportable y sobre todo se producía en las noches y a primera hora de la mañana, cuando es más difícil de fiscalizar, y por lo tanto las fiscalizaciones que se habían hecho de día no lo habían detectado” dijo Benítez a Radio Agricultura.

A lo Ena Von Baer, la secretaria de Estado habló sobre los permisos que se dieron en los gobiernos de la Concertación para esta planta.

“En enero de 2006 se habría reevaluado esta resolución y se le habrían eliminado algunas de las condiciones, la más relevante creo era que cada vez que la planta quisiera aumentar el número de cerdos tenía que contratar una auditoría ambiental independiente para verificar que todo lo anterior en cuanto a medidas de mitigación ambiental estuvieran cumplidas” dijo la titular de medioambiente.

La ministra agregó que “esa condición se eliminó, por lo cual el aumento progresivo fue efectuado sin esa auditoría intermedia que creo que hubiera sido muy relevante que se hubiera mantenido. Eso se eliminó en 2006 por razones que desconozco”.

Benítez explicó que se están haciendo los estudios para determinar los efectos en el medioambiente de la crisis de los cerdos, investigación que debería tener conclusiones de aquí a unas dos dos semanas.

“Es parte de lo que están haciendo los servicios públicos competentes es la revisión del servicio ambiental, y ellos tienen que evaluar y elaborar un informe que debiera ser entregado en unos 15 días porque hay que hacer varias muestras e investigaciones antes de emitir una resolución” dijo la encargada medioambiental del gabinete.

Según la ministra “el control de la planta lo tiene ya el Ministerio de Salud, lo que le da la posibilidad de hacer todo lo que sea necesario con los recursos que sean necesarios también para poder actuar. Obviamente que esto no se va a solucionar de un día para otro porque hay unas piscinas de lodo que están con mucho material y estos cuatro días cargaron mucho más el sistema”.

Al terminar la entrevista la secretaria de estado descartó vínculos con la evaluación ambiental del proyecto de Agrosuper cuando participaba en una consultora.

“Yo trabajé en Gestión Ambiental Consultores, hizo en su oportunidad el estudio de impacto ambiental del proyecto y en ese momento yo era la gerente de finanzas de la empresa y no tuve nada que ver con el área de evaluación de proyectos” señaló a Radio Agricultura.