La tasa de desocupación del trimestre móvil febrero-abril alcanzó 6,5%, registrando una disminución de 0,1 puntos porcentual respecto del trimestre móvil anterior y de 0,5 p.p en doce meses, según informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

El organismo indicó que en la baja trimestral influyó la disminución de desocupados (-1,1%) y la nula variación de la fuerza de trabajo, situación que no se observaba desde el trimestre septiembre-noviembre del año anterior.

Por su parte los ocupados registraron un leve repunte (0,1%) – luego de la caída anotada en el período anterior – explicado en su totalidad por las mujeres. Estas últimas, han mantenido un dinamismo positivo en la fuerza de trabajo en los últimos tres trimestres móviles.

Sectorialmente, industria manufacturera representó la incidencia positiva más significativa, concordante con los indicadores de actividad de este sector en el mismo lapso.

Adicionalmente, se registraron aumentos significativos en administración pública, y enseñanza. Las disminuciones del empleo en agricultura y comercio, atenuaron el aumento general, registrando ambos su segunda baja consecutiva.

El INE informó que en doce meses, la disminución de la tasa de desocupación fue consecuencia del aumento en mayor proporción de los ocupados (2,4%), respecto de la fuerza de trabajo (1,9%). A su vez, disminuyeron los desocupados (-4,7%), anotando su quinta disminución consecutiva.

El organismo registral sostuvo que en los aumentos de la fuerza de trabajo y la ocupación se sigue observando mayor incidencia por parte de las mujeres. Sin embargo éstas últimas han registrado menores ritmos de expansión a los constatados en períodos anteriores. Como contraparte, los Inactivos registraron la quinta expansión anual consecutiva, equivalente a 1,0%, influido por el aumento registrado en hombres (3,9%), principalmente Inactivos habituales.

En la dinámica sectorial, administración pública, y servicios sociales y de salud lideran por cuarto período consecutivo las mayores incidencias positivas en el aumento del empleo en doce meses, seguido en tercer lugar por enseñanza.

Las principales disminuciones se registraron en comercio, y agricultura, ganadería y silvicultura, asociado, esta última, a la estacionalidad propia de la actividad, y a una alta base de comparación.

Según categoría, asalariados registró la única incidencia positiva.

Los indicadores analíticos reflejaron una disminución en doce meses de 2,2 p.p en la tasa de presión laboral1, incidido entre otros por la disminución de los ocupados que buscan empleo (-18,9%), quienes representan 7,2% del total de ocupados y equivalen a 1,03 veces el stock de desocupados. Por otra parte, los ocupados a tiempo parcial involuntario anotaron una disminución en doce meses de 5,4%, lo que significó una participación del 53,4%.

PRINCIPALES INDICADORES COYUNTURALES

La tasa de desocupación alcanzó 6,5%, lo que representó una disminución de 0,5 puntos porcentuales (p.p) respecto a igual trimestre del año anterior, esto como consecuencia del aumento en mayor proporción de los ocupados (2,4%), respecto de la fuerza de trabajo (1,9%). Esta tendencia se ha observado sistemáticamente, aunque las tasas de crecimiento registradas en este período se encuentran por debajo de las medias observadas durante 2011.

A su vez, disminuyeron los desocupados (-4,7%) incidido por una baja de los cesantes, la cual no logró ser contrarrestada por el aumento de las personas que buscan trabajo por primera vez. Esto último, se evidenció por primera vez en el año tanto en hombres como mujeres.

En los aumentos de la fuerza de trabajo y la ocupación se sigue observando mayor incidencia por parte de las mujeres, sin embargo estas últimas han registrado menores ritmos de expansión a los constatados en períodos anteriores. Esto se traduce en una disminución en doce meses de la tasa de desempleo en mujeres de menor magnitud a la registrada en hombres, con una baja de 0,3 y 0,6 p.p., respectivamente.

Como contraparte, los inactivos registraron la quinta expansión anual consecutiva, equivalente a 1,0%. En este resultado influyó el aumento registrado en hombres (3,9%), principalmente inactivos habituales, el cual fue amortiguado en parte por la disminución en mujeres, especialmente inactivas habituales (-0,5%) e iniciadoras (-14,0%).

Respecto al trimestre móvil anterior, la tasa de desocupación registró una disminución de 0,1 p.p, en línea con la estacionalidad observada para este período por la actual encuesta. Este resultado fue consecuencia de la disminución de desocupados (-1,1%) y la nula variación relativa de la fuerza de trabajo, situación que no se observaba desde el trimestre septiembre-noviembre del año anterior.

Los ocupados registraron un leve repunte (0,1%) – luego de la caída registrada en el período anterior – incidido en su totalidad por las mujeres, las cuales mantienen un dinamismo positivo tanto en la fuerza de trabajo (0,3%) como en la ocupación (0,5%).