Fuente: Clarin.com

La relación entre Argentina y el Reino Unido, está cada vez más tensa y socavada. A las tensiones de los últimos meses por las Malvinas se sumó hoy un fuerte cruce entre Cristina Kirchner y el primer ministro británico David Cameron que llegó hasta rechazar una carta de la mandataria argentina.

El choque, imprevisto y sorpresivo, se produjo cuando Cameron se acercó a la comitiva argentina encabezada por Cristina mientras preparaba su discurso ante el G20 en el Centro de Convenciones de Los Cabos, en México.

Según el canciller argentino Héctor Timerman, Cristina y Cameron mantuvieron un diálogo muy breve pero suficiente para que el británico le plantara cara a la Presidenta y hasta se negara a aceptar un sobre con “las 40 resoluciones de la ONU” que instan al diálogo bilateral para abordar el tema de la soberanía de Malvinas.

“No fue el lugar ni el momento. El momento de hablar de Malvinas fue la semana pasada en la ONU, donde estuvo la Presidenta pero no el primer ministro”, dijo Timerman, quien descartó por el momento que como protesta se pueda llamar en consulta a la embajadora argentina en Londres, Alicia Castro.

Según se pudo reconstruir, la Presidenta se encontraba preparando su discurso junto al canciller en el Centro de Convenciones, cuando se acercó a ella Cameron y un grupo de sus colaboradores.

“El primer ministro al principio le agradeció a la Presidenta el apoyo a la conformación de un Banco Europeo Unificado como prestamista de última instancia”, reveló Timerman.

Cristina comenzó a hablar sobre las versiones “pesimistas” que la prensa ofrecía sobre los resultados de la Cumbre del G20, cuando el premier, según Timerman, la interrumpió para traer a colación el tema Malvinas. “Le pidió que la Argentina respete el referéndum al que convocaron los isleños para el año próximo”, comentó el canciller.

Fue en ese entonces, cuando Cristina intentó entregarle el sobre con las resoluciones de Naciones Unidas que Cameron “rechazó”, aseguró el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina.

“No estoy proponiendo una discusión completa sobre las Falklands (sic) ahora, pero espero que usted haya notado que ellos (los isleños) harán un referéndum, y usted debería respetar sus puntos de vista. Debemos creer en la autodeterminación y actuar como democracias que somos aquí en el G-20”, planteo Cameron, según un comunicado del 10 de Downing Street, la residencia oficial del primer ministro.

“Lo que realmente se debe respetar son las cuarenta resoluciones de las Naciones Unidas y del Comité de Descolonización”, retrucó Cristina a Cameron, según el relato de los funcionarios argentinos.

El primer ministro británico dijo sin embargo que “no iba a hablar sobre soberanía”, se negó a recibir el sobre y se retiró del lugar, añadieron.

Timerman contó que él mismo ofició de traductor entre la jefa de Estado y el premier británico. El comunicado británico emitido por Downing Street sostuvo que el premier decidió retirarse luego de que Cristina respondiera “yéndose por las ramas sobre titulares en español, las Naciones Unidas y Malvinas. Su intérprete no la pudo seguir”.

Según destacó Timerman “fue la primera vez en que ambos mandatarios hablaron sobre el tema”. “Pero no era el momento ni el lugar”, se quejó.

La semana pasada Cristina Kirchner estuvo ante el Comité de Descolonización de la ONU, en Nueva York, adonde “Cameron estuvo ausente”. Cristina fue la primera mandataria en sentarse ante ese comité al que suelen asistir funcionarios de tercera y cuarta categoría.

Allí, el 14 de junio último, en Nueva York, la Presidenta le exigió al Reino Unido que actúe “con un mayor grado de inteligencia” y volvió a reclamar por la soberanía de las Malvinas. Ante el comité, conocido como C-24, Cristina también había cuestionado la votación que harán los isleños en el primer semestre de 2013 para definir su estatus políticos. “¿Por qué no realiza el referéndum en Irak o Afganistán?”, disparó en ese entonces la Presidenta.

Su discurso de ese día coincidió con los 30 años de la finalización de la guerra de 1982 que dejó 649 muertos argentinos y 255 ingleses, además de tres isleños civiles que murieron por una lluvia de metralla de los ingleses.

Hace exactamente una semana, la Asamblea de consejeros en Malvinas anunció la convocatoria a un “referéndum” el año próximo para definir el estatus político del archipiélago y poner así “fin” a la disputa de soberanía con la Argentina.

La convocatoria fue respaldada por Cameron y calificada como “absolutamente correcta” por el premier, quien pidió a los kelpers que “hablen fuerte y claro” al momento de votar el año próximo.

Ayer, el británico cuestionó a la Argentina y criticó al Gobierno nacional por haber expropiado YPF.