Para los lanzas internacionales que creían que después de “trabajar” en Europa podrían volver a Chile y disfrutar una jubilación dorada lejos de la justicia podría acabarse la fiesta, para decirlo en piñeristez.

Así le pasó a Oscar Miranda Ilabaca de 67 años, acusado por la Fiscalía Nacional de ser un avezado lanza internacional y que fue capturado en Pirque por efectivos de Interpol, tras permanecer cinco meses prófugo luego que la Corte Suprema accediera el 10 de enero a la solicitud de extradición solicitada por Francia y representada por el Ministerio Público.

Miranda Ilabaca fue requerido por la justicia europea luego que se le imputara una serie de robos en lujosos hoteles de Paris ocurridos entre 2007 y 2009.

La Unidad de Cooperación Internacional y extradiciones presentará un escrito pidiendo que se le apliquen medidas cautelares como la prisión preventiva, para asegurar su comparecencia ante la justicia francesa.

En el expediente enviado desde Francia se establece que Miranda era informante de la policía gala, por su conocida experticia y conocimiento del mundo del hampa, por lo que colaboraba con un grupo especializado en este tipo de delitos, a los que logró convencer de que ya no delinquía. Su rol era delatar a otros lanzas internacionales para sacar del camino a sus contendores.