Cada vez que el ministro de Obras Públicas abre la boca insiste en que no, él no es candidato, él es secretario de Estado, él está concentrado en otras cosas. Sin embargo, Laurence Golborne, corta cintas, besa viejas, se viste de policía, baila saya, sube, baja, corre, salta y, sobre todo, sonríe para la foto.

Por esto es que anda taimado después de que el presidente dijera que Andrés Allamand será el futuro presidente de Chile durante un acto en el sur del país.

Aunque desde La Moneda han insistido una y otra vez que esta fue otra de las bromitas del presidente, según La Tercera, cercanos al ex gerente de Cencosud señalan que está choreado por el chiste y que incluso se lo comentó al presidente el domingo, durante un acto del programa Legado Bicentenario.

Y aunque en público, con la sonrisita socarrona de siempre, Golborne dijo que entendía la situación diciendo que “son bromas y situaciones normales que se dan en esas circunstancias”, también aprovechó para darle un raspacachos a Allamand que durante el fin de semana lo trató de light en entrevista con el diario de Agustín.

“Algunos estamos preocupados del 2012 y otros más preocupados del 2014. Dejemos que el tiempo pase”, dijo Golborne.