Carabineros “con tenida formal” durante la marcha convocada por la Confech para evitar provocar a estudiantes

El jefe de la zona metropolitana de Carabineros, señaló hoy que para la marcha convocada por los estudiantes los 2.200 efectivos convocados -lo mismo que para un partido de fútbol de alto riesgo- seguirán “con tenida de turno normal y no de Fuerzas Especiales, con cascos y escudos, para que no se nos acuse de provocación” y sólo se harían presentes si se comienzan a registrar incidentes. El general Luis Valdés valoró el llamado de los dirigentes a no provocar destrozos, aunque también señaló que no creía que los encapuchados fueran a a escuchar ese llamado. “El personal de Fuerzas Especiales va a estar replegado y solo va actuar cuando se quebrante el orden público”, señaló en entrevista con La Tercera.

El jefe Metropolitano de Carabineros, general Luis Valdés, señaló hoy que durante los últimos días han tenido reuniones con los organizadores de la marcha convocada para hoy para evitar la aparición de encapuchados y así no provocar desmanes durante la manifestación.

En entrevista con La Tercera, Valdés explicó que hoy “se seguirá con carabineros con tenida de turno normal y no de Fuerzas Especiales, con cascos y escudos, para que no se nos acuse de provocación”, entrando en acción con Fuerzas Especiales sólo si se comienzan a registrar incidentes. “El personal de Fuerzas Especiales va a estar replegado y solo va actuar cuando se quebrante el orden público”, señaló.

Con 2.200 uniformados a disposición -casi lo mismo que se dispone para un partido de alto riesgo- las medidas buscan evitar los enfrentamientos y los desórdenes que terminan con daño al mobiliario público, algo que a su juicio no le conviene a nadie. “A ellos al final tampoco les sirve que una marcha termine con daños y destrozos que hacen estos invitados de piedra”, dijo, agregando que de todas formas es difícil evitar que comiencen esos desmanes.

Al mismo tiempo, valoró el llamado a la tranquilidad y calma, pero reconoció que no sabía si los encapuchados van a escuchar ese llamado, aunque sirve de alguna forma para aislar a los más conflictivos.

Además reconoció un error en el operativo en la marcha del 8 de agosto pasado, que terminó con la quema de tres buses de Transantiago. “Dispusimos algunos desvíos de tránsito, pero ahí hubo vehículos que quedaron en el área de conflicto. Quizás por falta de personal, solo los desvíos iniciales que hacíamos se pudieron asegurar. Algunos buses que fueron desviados en un inicio vieron la posibilidad de meterse a su recorrido habitual y lo hicieron. El resultado fueron tres buses quemados”, fue su “mea culpa”.

Finalmente, explicó que ya se entrevistó con el rector Montes para investigar las posibles irregularidades en los procedimientos que se realizaron la semana pasada tras la marcha simultánea de estudiantes secundarios. “Él (Montes) me está entregando algunos medios de prueba audiovisuales y yo dispuse una investigación y vamos a ser drásticos si es que hay alguna irregularidad”, explicó.

The Clinic Newsletter
Comentarios