Por RPP.com.pe

Las mujeres que consumen alcohol con frecuencia son más proclives que los hombres a desarrollar la enfermedad del alcoholismo, más aún si comienzan a beber a temprana edad, debido a las diferencias en su constitución física y sicológica, sostuvo hoy el especialista peruano, Milton Rojas.

Rojas afirmó que la evidencia científica indica que la constitución neurobiológica y metabólica de la mujer no es capaz de soportar demasiada toxicidad por ingesta de alcohol y si a eso se suma un organismo de una mujer muy joven aún en formación, el riesgo es mayor.

El profesional señaló que el consumo de bebidas alcohólicas entre la población femenina ha ido en aumento con el paso de los años, de tal forma que ahora ya no es un asunto marginal y casi exclusivo de los hombres.

“Cada vez son más las mujeres que acuden a los centros de ayuda para adictos al alcohol”, aseveró en diálogo con la agencia Andina de Perú.

Atribuyó esta situación al hecho de que muchas mujeres han hecho de la diversión de los fines de semana con alcohol incluido, un estilo de vida, lo que además representa un doble riesgo, porque muchas de ellas, admiten que, tras ingerir alcohol, han tenido encuentros sexuales con personas que acaban de conocer.

El experto señaló que se puede identificar a una persona con problemas de alcoholismo si esta no es capaz de decir que no y abstenerse de beber, pese a que sabe que no puede hacerlo.

También, si una vez que ha comenzado a beber no es capaz de detenerse y toma hasta más no poder, es decir que pierde el autocontrol, así como también si va desarrollando más tolerancia a la bebida, lo que significa que cada vez requiere más cantidad de trago para embriagarse.

Una característica final de la persona alcohólica es el síndrome de abstinencia, es decir que si por un periodo prolongado no bebe alcohol comienza a presentar una sintomatología típica como temblores, intranquilidad, irritabilidad, taquicardia y otros.

“Todos estos síntomas en una persona alcohólica se calman cuando ingiere un trago de alcohol. Es como si se estabilizara y volviera a la normalidad”, explicó.