Foto: Alejandro Olivares

Checho Hirane celebró la semana pasada 10 años de su programa Conectados con Agricultura, una suerte de matinal de opinión en la radio que hasta hace poco menos de un año dirigía el ministro de Agricultura, Luis Mayol. Desde allí, el humorista famoso por saltar en una cama elástica, se ha convertido en una especie de Juan Carlos Eichholz del fm, disparando contra las gestiones de Lagos y Bachelet y defendiendo activamente el gobierno de la estrellita que se instaló en La Moneda dos años atrás. Su llegada en la derecha es tal, que la primer entrevista radial que dio Sebastián Piñera fue en este espacio.

-La verdad que efectivamente mucha gente piensa que mi programa es una vocería del gobierno porque yo pienso parecido al gobierno, yo no sé porqué la gente se extraña tanto porque haya alguien que crea en un modelo de sociedad de libre mercado- reconoce.

Y reconoce también que nunca ha escondido defender este modelo.

-Porque creo que es lo mejor para mi país porque saca a la gente del subdesarrollo, ahora, este modelo también comete muchas injusticias porque lo aplicamos en forma pura y no le pusimos ningún tipo de restricciones. Pero yo soy un convencido de que este es un modelo en el que el emprendimiento personal, el tratar de superarse hace que los países crezcan y finalmente haya mas trabajo para la gente y finalmente la gente esté mejor, entonces no tengo ningún problema en defenderlo y eso llama la atención.

Tanto así -dice como si no le importara- que ya está acostumbrado a que le digan cosas como facho culiado.

-Lo de facho no lo acepto, lo otro sí…

Es entendible defender la libertad, pero si no se parte de una base igualitaria tener esa libertad más complicado para algunos…

-Es que la igualdad no existe. Si tú juntaras toda la plata del mundo y la dividieras por el número de habitantes, y le entregaras a todos la misma cantidad de plata, la misma posibilidad, a los cinco minutos se van a generar desigualdades porque uno que se levantó más temprano trabajó más, porque el más inteligente tuvo acceso a otras cosas… entonces el foco nuestro tiene que ser la pobreza, no podemos tener el desarrollo que tenemos, gente que gana mucha plata y gente que la está pasando muy mal.

Pero la igualdad de condiciones debiera ser el punto de partida. En eso muchos están de acuerdo, por algo se pide educación gratuita y de calidad para todos
-Yo creo todo el mundo tiene que tener derecho a la educación, pero no creo que por el hecho de que tenga el apellido de pública va a ser mejor. Ahora, el acceso a la educación tiene que ser igualitario. Pero no existe educación gratis, la educación la paga alguien. En este caso se está pidiendo que la pague el Estado, y el Estado está sacrificando plata de todos los chilenos. Pero creer que existe educación gratis, no.

Pero la educación gratuita para el usuario puede sentar esa igualdad de condiciones en ese modelo que usted defiende
– Que sea gratuita para la gente que no la puede pagar, pero no para la gente que la puede pagar. Si es por eso ¿Se le puede dar remedios gratis a todo el mundo? ¿Se le puede dar pan gratis a todo el mundo? ¿Se le puede dar educación? El problema económico se define como necesidades múltiples y recursos escasos, entonces la sociedad se pone de acuerdo y dice vamos a tener esta prioridad.

La semana pasada usted entrevistó a Piñera y partió diciéndole que era injusto que tuviera grandes cifras y tan baja popularidad, ¿realmente cree eso?
-Sí. Yo creo que la gente ha sido injusta con el presidente, creo que ha sido un buen presidente. Todos sus números son mejores que los de Bachelet. En crecimiento, empleo, productividad, inflación… en todos gana Sebastián Piñera, pero en aceptación Bachelet tiene un 84% y Piñera está muy bajo. Entonces creo que es injusto. Entiendo por qué la personalidad de Bachelet es mucho más querible que la de Piñera.

¿Por qué?
– Tiene que ver con problemas de personalidad. Él tiene una personalidad muy avasalladora. Es difícil querer a una persona que tiene 2.000 millones de dólares. Bachelet es como la mamá, como la tía, es como más cercana. Piñera es difícil de querer.

¿No cree que puede influir también esa dualidad del Piñera que se equivoca por fuera, pero que en privado no es tan gracioso?
-Yo lo conozco a él, y de verdad él es poco creíble desde el punto de vista de su discurso, pero los que lo conocemos más en la intimidad sabemos que no es así. A mi me ha tocado compartir universidad con él y la verdad él es así, uno le dice ‘Sebastián, mira a los ojos mientras hablamos’ –porque está con el celular- y dice ‘Es que no puedo’, si es más fuerte que él, lo traiciona la necesidad de estar adelantando cosas, entonces ¿quién es uno para criticar cómo es el resto de la gente?.

Usted decía por ahí que este era el presidente más socialista que había tenido Chile en los últimos 20 años
-Si claro, sin lugar a duda.

¿Por qué?
– Porque en 20 años los impuestos no subieron, este presidente ha subido los impuestos. En 20 años no aumentó el postnatal, este presidente lo aumentó. Y son medidas que supuestamente van en contra de los empresarios, decían que iba a ser el gobierno del empresariado. Entonces la cantidad de políticas sociales que ha tomado este gobierno a mi juicio lo hace ser el Gobierno de derecha más socialista que ha tenido Chile.

¿Eso considera a los últimos 20 años también?
– Los gobiernos de la concertacion, si bien se definen como centro izquierda, han aplicado un modelo que lo inventó la centro derecha y es el que ha permitido crecer. Hoy día los presupuestos que tiene la nación para gastar en políticas públicas son infinitamente superiores a los que teníamos antes.

Pero también es el país más desigual del mundo
– Sí, pero espérate. Esa desigualdad ha ido creciendo así (dibuja un rectángulo imaginario que sube por el aire). Ha ido subiendo. Por que si entran 300 mil nuevos autos al año, si tenemos 300 mil nuevos ricos al año, bienaventurados, o sea, estamos fantástico. Hay una desigualdad gigantesca entre el que menos gana y el que más gana, pero todos han ido mejorando. Esos autos fueron a alguna parte, esas casas fueron a algún lado, los televisores que se han vendido van para algún lado.

Ahí entramos en la discusión de qué es desarrollo, si un televisor o educación gratuita.
– O sea, yo creo que es tan importante para la persona tener un televisor como tener educación. O sea, ambas cosas son necesarias. La gente necesita educarse y también necesita entretenerse y también necesita desplazarse y también necesita tener una vivienda. Cada uno va a valorizar más una cosa que otra. Yo creo que el desarrollo se mide con una serie de otras variables también, pero la única forma de medirlo cuantificado es en base a estas cosas, porque se pueden contar. ¿Cómo se puede medir la felicidad?

Checho by Pablo Orellana 3

Dictadura buena vs dictadura mala

Esta mañana usted decía en su programa que Camila Vallejo no representa a la mayoría a pesar de que siempre habla de lo que quiere la mayoría
-No, porque ella forma parte del Partido Comunista y el Partido Comunista representa a un 5% de este país. Ella quiere imponer el modelo comunista y ya lo ha explicitado. Fue a Cuba y dijo que Fidel Castro tenía que ser una luz para los chilenos, y Dios quiera que Castro nunca sea un modelo para los chilenos, porque tiene a un país arruinado, en dictadura más encima, teniendo todos los poderes no logró arreglar el país, si no que lo tiene arruinado. Yo no quisiera vivir en un país como el que quiere Camila Vallejo.

¿Y la dictadura de acá si arregló las cosas?
-Primero que nada todas las dictaduras son malas porque restringen libertades, violan los derechos humanos y todo lo demás. Pero dicho esto, esta dictadura fue mucho mejor que la dictadura de Fidel Castro. Porque yo digo que todas las dictaduras son malas, porque la concentración de poder es lo peor para la sociedad. Pero no vas a comparar la dictadura de Fidel Castro, que tiene al país arruinado, con la del gobierno militar que dejó al país en una senda de crecimiento que siguieron los gobiernos de la Concertación.

Si bien Camila Vallejo pertenece a un partido que no ha superado el 10% en votaciones, encuestas sobre el movimiento que ella lidera muestran un apoyo que llegó al 89%, ese respaldo ha bajado pero sigue siendo mucho más alto que el del gobierno, entonces realmente se puede hablar de minoría?
-Por supuesto, porque el discurso de ella es absolutamente populista. Si yo salgo a la calle a decir bencina gratis, ¿cuántos creis que me van a apoyar? ¿Tú creis que a mi no me cuesta pagar el colegio de mi hijo? Me saco la cresta por pagar el colegio, la universidad. Me duele el hoyo pagar las cuentas. Si alguien me lo ofrece gratis, salto en una pata, pero eso es populismo. Por eso prendió el movimiento estudiantil. Pero cuando el gobierno bajó la tasa del 6% al 2%, a decir que la gente iba a pagar su educación hasta un 5% de sus ingresos, comenzó a bajar la efervescencia. Y eso fue uno de los grandes logros del movimiento, que en un comienzo yo también apoyé, pero yo no estoy apoyando la violencia, la radicalización. Yo no quiero vivir en una sociedad violenta.

La otra vez lo escuché decir en su programa sobre esto que había que reivindicar el temor, que se había perdido el miedo.
-Yo creo que el humano siempre ha funcionado en base al miedo. En el buen sentido de la palabra. Yo no quiero tener una sociedad cagada de susto. En mi época el carabinero era muy respetado, hoy en día no lo respeta nadie, los cabros hacen lo que quieren con los carabineros. Y esa pérdida del temor, del miedo a la autoridad ha hecho que se cometan los excesos que se comenten.

Krassnoff y Fernández Larios

¿Cree que se vulnera los derechos humanos de los militares detenidos en Punta Peuco y Cordillera?
-No sé, pero en este proceso se le dio libertad a todos los extremistas de izquierda que estaban presos, están todos libres absolutmanete. Y los militares, muchos de ellos jóvenes quer recibieron órdenes, están pagando. Para el que fue militar sabe como son las cosas. Y creo que hay mucha gente que está presa ahí que ya cumplió bastante y se siente con la injusticia de porqué a los del otro bando los soltaron y a nosotros no, si esto al final fue una especie de guerra. Pero para eso están los tribunales y son ellos los que tienen que determinar.

El hijo de Manuel Contreras contaba que a comienzo de año usted fue a visitar a Miguel Krassnoff
-Si, yo fui a visitarlo una vez porque él quería conversar conmigo, yo leí el libro de él. Miguel Krassnoff fue mi teniente y me pidió conversar conmigo, me pareció un acto humano ir a visitarlo y hay muchas cosas que él me dice que tienen mucho sentido, pero yo no soy juez para condenar a nadie.

Me podría contar algunas de esas cosas
-Bueno, él publicó un libro que provocó toda esta cuestión, donde cuenta su historia. Él me dio más antecedentes de ese libro, yo lo leí antes de ir y me pareció interesante escuchar más antecedentes de viva voz. Además que visitar a los presos y los enfermos es un acto humano que siempre hay que hacer.

Usted también era amigo del ex agente de la DINA Armando Fernández Larios
-Sí, pero nos peleamos, nunca más nos hablamos. Tuvimos algunos problemas personales.

¿Usted tenía un bar a fines de los ochentas con Miguelo, el Romeo, me puede contar un poco de esa época?
– Fue la época loca de los carretes nuestros. Como ocho o nueve años tuvimos el Romeo en los Cobres de Vitacura con Miguelo. Antes tuvimos el Café de Miguelo y Checho. Ahí se hacían todas las despedidas de solteras de Chile. Nosotros inventamos el concepto de los vedettos, ¿pero a dónden querí llegar con el tema? ¿A dónde?

¿Por qué lo pregunta?
-Por que no soy hueón. Yo llevo años en esta cuestión y sé que vai por ahí para tratar de decirme si iba gente de determinado sector político. Nunca tuvo nada que ver con eso mi local. ¿O no ibas para allá? Hazme tu pregunta.

¿Pero era o no era concurrido por la elite del gobierno militar?
-Absolutamente no. El que diga eso está mintiendo. Al contrario, era un local de muchas mujeres.

¿Entonces por qué tiene esa fama?
-No sé, la gente que conoció el Romeo sabe que no es así. De que iban militares, debieron haber ido. El local tenía capacidad para 500 personas y pueden haber habido cinco militares, pero no era un sello, nunca tuvo nada que ver con eso.

¿Por qué lo cerraron?
-Yo me cansé. Lo que cobraba por un evento por fuera lo ganaba en un mes en el local. Además las cosas cambian, el eoeoeo también se acabó. Yo ya estoy en otra.

Ahí usted imitaba a Pinochet.
-Sí. Una vez salió un bando que me prohibía actuar en regimientos por culpa de un general cuadrado, pero es que gente tonta hay en todos lados.

Cómo ve el renacer de Avanzada Nacional y del pinochetismo
-Yo creo que hay un grupo de personas que valora lo que hizo el gobierno militar y siente que se ha distorsionado mucho la historia producto de las violaciones a los derechos humanos, entonces creo que es legítimo que un grupo quiera hacer un documental para mostrar la otra parte. Pero si me preguntas si tiene una posibilidad de renacer el pinochetismo, yo creo que ninguna. Porque no están dadas las condiciones. Hoy en día el país funciona, no está dividido y no creo que los militares estén dispobnibles para hacer una cruzada como la que hicieron.

La pregunta era sobre un regreso sin fusiles. Porque Avanzada Nacional incluso está juntando firmas
-Yo creo que la figura del general Pinochet sigue siendo una figura que divide. Habrá gente que legítimamente lo adora y diga que fue la salvación, otros que legítimamente creen que fue lo peor que le pasó a nuestro país. Yo no sé, no creo en esos movimientos.

¿Y qué siente cuando lo asocian a usted y a su programa a esa corriente?
-Creo que es ser ignorante no más, o no haber escuchado mi programa, que es absolutamente pluralista. Ahora que yo tenga una visión distinta a la de los de izquierda, no me hace más malo. Pero no me siento para nada identificado, no soy de ese núcleo duro de la derecha. No. Yo no quiero que vuelvan los militares, pero hay gente que quiere escuchar lo que quiere. La gente que me conoce íntimamente sabe que yo no soy tan facho.