Dos serían los nombres especialmente indagados por la Fiscalía, en el marco de la investigación de sobreprecios detectados en la licitación de equipos antidrogas para reforzar el plan “Frontera Norte”, que le valió el cargo de Jefe de la División de Estudios de Interior al ex fiscal Alejandro Peña, según La Tercera.

Se trataría del ingeniero comercial Felipe Baeza, asesor del polémico ex fiscal del caso Bombas y coordinador de la licitación, y de Iván Villanueva, subprefecto y jefe de la Brigada Antinarcóticos Metropolitana de la PDI, quien operó como su asesor técnico en licitaciones anteriores.

Ambos, asegura el diario, son cercanos y viajaron juntos a Finlandia entre el 22 y el 29 de septiembre, a conocer equipamientos de control fronterizo para la zona sur del país. De hecho, Baeza recién regresaría hoy al paías tras ocupar días administrativos en Europa.

La situación, que desató una crisis impensada en Interior y coronó una semana llena de autogoles para el gobierno, tiene preocupada a las autoridades porque la denuncia realizada por Ciper reveló correos del empresario que se adjudicó la licitación hablando de “comisiones” y “amigos” en el equipo evaluador.

Tras la denuncia de Ciper Chile, publicada la noche del jueves en su portal, el subsecretario Rodrigo Ubilla y el ministro Rodrigo Hinzpeter contactar al abogado Luis Hermosilla para que represente al Ejecutivo en la presentación de la denuncia. Hermosilla, de hecho, acompañó a Ubilla a la fiscalía para entregar los antecedentes.

Baeza fue jefe de la Unidad de Gestión e Informática de la Fiscalía Sur, sindicado como uno de los más cercanos a Peña desde su época como “zar antidroga”, era el responsable de evaluar las ofertas para adquirir equipos como densímetros y fibroscopios.

Por su parte, Villanueva fue invitado por la subsecretaría a ser parte de un comité asesor del plan “Frontera Norte” y participó en otro polémica compra de la división dirigida por Peña: cuatro camiones scanner móviles por cerca de US$ 4 millones, en agosto del año pasado.

Por su parte, el dueño de Tecnodata, la empresa que se había adjudicado la licitación, Alfredo Giacomán, descartó el cohecho y se declaró tranquilo frente a la investigación. “Participé y me adjudiqué la licitación, cómo lo voy a descartar. Lo que estoy descartando es que acá no ha habido cohecho, o intento de pago de coimas”, dijo.