Con la pelotera desatada en el ministerio del Interior, el subsecretario de Prevención del Delito, Cristóbal Lira, ordenó el inicio de una investigación interna tras la renuncia de René Castellón Argote, cuarto funcionario de Gobierno que cae en el marco del llamado “caso “sobreprecios”.

Castellón, ex subdirector operativo de la PDI, se desempeñaba desde abril de este año en el Programa de Bienes Robados de la Subsecretaría, es dueño de la empresa Geo Limitada, compañía que ganó una licitación para la venta de dos fibroscopios a la Intendencia de Tarapacá, por un total de 17 millones de pesos.

Según La Tercera, Lira ordenó una revisión completa de la incorporación de Castellón el gobierno y todas las licitaciones de la cartera para determinar si otro funcionario se encuentra en una situación similar a la del ex policía.

Seguridad Geo Limitada, la empresa de Castellón, se adjudicó la orden de compra de los dos fibroscopios el 20 de septiembre pasado, pero la licitación fue congelada tras conocerse los nuevos antecedentes. Además, el año pasado, la misma empresa le había vendido a la Jefatura Nacional Antinarcóticos terminales de comunicaciones por 184 millones de pesos.