Por Spanish.china.org.cn

La clonación de animales salvajes es el recurso al que apelará la ciencia brasileña para evitar que algunas especies de su fauna en peligro de extinción desaparezcan por completo.

El Jardín Zoológico de Brasilia pondrá a disposición de los científicos las instalaciones y los animales de los que se obtendrá el material genético para el proyecto.

Hasta ahora, la Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuaria (Embrapa) ha aplicado con éxito la clonación en mamíferos en cautiverio, como reses o equinos, pero en el país será la primera vez que la técnica se desarrolle en animales silvestres.

La primera fase del proyecto, que consiste en la elaboración de un banco de genes que ya tiene almacenadas 420 muestras de células de ocho especies, se encuentra en un estadio muy avanzado. Según ha declarado al portal en Internet G1 el investigador de Embrapa, Carlos Frederico Martins, el banco cuenta con germoplasma de animales autóctonos de entornos brasileños como el Cerrado, la sabana tropical que linda con el sur del Amazonas, o los bosques atlánticos del litoral, informó El País.

El jaguar, el perro de monte o el lobo crinado, son algunos de estos animales, que también constan en la lista de especies amenazadas publicada por el Instituto Chico Mendes de Conservación de la Biodiversidad (ICMBio) y en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

La segunda fase del proyecto consistirá en conseguir los clones. La técnica de clonación tiene un índice de éxito que oscila entre el 5% y el 7%, lo que encarece mucho el proceso. Según Martins, el primer clon podría partir de un ejemplar de lobo crinado, ya que el banco de germoplasma cuenta con bastantes muestras de esta especie. Además, este animal permite la fecundación de óvulos de otras especies compatibles, como el perro.

No se descarta soltar en la naturaleza los nuevos ejemplares. El objetivo del proyecto es crear ejemplares de especies amenazadas que en cautiverio difícilmente se reproducen. Los nuevos especímenes se mantendrían en cautividad, aunque no se descarta liberarlos en sus hábitats naturales si de ello depende la conservación de su especie.

Juciara Pelles, responsable de conservación e investigación del Zoológico de Brasilia, explica que para restaurar las poblaciones de estas especies, primero se conseguirían nuevos ejemplares por la vía de la clonación y posteriormente se propiciaría la reproducción natural. “Trabajaremos con ejemplares que ya están en cautiverio. Es un proyecto que requiere una elevada inversión en equipos”.

No pocos biólogos alertan del riesgo de liberar ejemplares clonados en la naturaleza. La merma de la diversidad genética de las especies salvajes sería el principal problema, seguido de los efectos genéticos aún desconocidos que podrían desencadenarse. “Nuestro proyecto tiene una buena base científica y no se darán pasos que impliquen el mínimo riesgo”, dice la investigadora.