Luego de dos días de protestas tras la reapertura de la planta de Agrosuper en Freirina, el recientemente asumido alcalde de la ciudad, César Orellana, anunció que el municipio iniciará una ofensiva legal para impedir que el complejo porcino siga funcionando.

En rojo están los ánimos en la nortina comuna luego que ayer un dirigente fue golpeado por guardias de Agrosuper, que ha armado una policía privada en la zona, ejerciendo violencia contra los detractores de la planta.

Ante esta situación Orellana manifestó en Cooperativa que “la empresa ha tenido recursos para solucionar el tema de los malos olores, pero han destinado esos recursos a dividir a la comunidad y no a solucionar el tema de los malos olores”.

El alcalde alegó que “para nadie es agradable levantarse en las mañanas con olor a mierda. Acostarse con ese olor”.

Según el edil los beneficios que supuestamente trajo la empresa en el sector no son tan rimbonbantes como dice Agrosuper: “La cantidad de empleos que genera Agrosuper en la zona no es la que dicen. Lo que sentimos hoy en Freirina, además de malos olores, es el abandono”.

Orellana sostiene que “recién asumí ayer el cargo y siempre he tenido mi postura muy clara. Como municipio vamos a seguir acciones legares contra Agrosuper. Hay mucha molestia con el Gobierno que nos sigue dando bofetadas”.

Para variar en este tipo de conflictos ciudadanos, la intendencia dijo que se querellará por daños y desórdenes públicos contra los responables de los disturbios en la zona.