El Ministerio de Agricultura ya tiene afinado un decreto que permitirá cazar perros salvajes desde la Cuarta Región hacia el sur, con el fin de disminuir la población canina que se come al ganado ovino, sumando unas 57 mil cabezas al año.

La decisión de la cartera dirigida por Luis Mayol, por ejemplo, ya tiene de las mechas a los operadores turísticos de la Patagonia y los empresarios ganaderos, ya que el dictamen incluye también la caza de guanacos, animales que constituyen una atracción para los visitantes.

Según consigna hoy El Mercurio, la medida apunta también a eliminar una parte de la población de animales exóticos como el castor, que en Tierra del Fuego inundan los bosques nativos, debido a la construcción de diques que realizan para mejorar su propio habitat. Otro es el visón que se come los huevos de aves como el caiquén.

Actualmente existen cotos de caza para guanacos de 1.700 al año. Un ejemplo de la urgencia para aumentar la couta a 15 mil es que la cuya población se empina por sobre los 200 mil ejemplares en la zona de la XII Región.

De hecho el Servicio Agrícola y Ganadero paga entre 2.500 pesos a 5 mil cada cola o cuero de castor, cuestión que ha permitido bajar la población en 11 ejemplares.

El decreto está en la Contraloría a la espera de su toma de razón.