La ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, se está pareciendo al ex ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter y ahora, además de ver asco en todas partes, está viendo terrorismo como lo hiciera el ex hombre fuerte de La Moneda relegado hoy a la cartera de Defensa.

Si ayer la ministra dijo que aunque su cartera se llame Trabajo que ni el alcalde de Freirina ni los vecinos de esa comuna le vayan a pedir empleo, hoy se lanzó en la bélica y aseguró que en la comuna del norte hay quienes están dispuestos a cometer actos terroristas para asegurar que la planta faenadora de cerdos de Agrosuper que tiene el pubelo hediondo a mierda se vaya.

“El drama es que hay aquí un grupo de gente que ya no cree en nada ni nadie, que está dispuesta a recurrir a la violencia a incluso al terrorismo -como ellos mismos lo han dicho- porque quieren que la planta se vaya sí o sí. Ahí no hay ningún diálogo posible”, dijo la ministra durante una entrevista con la radio Cooperativa.

Según la ex senadora en Freirina todo se ha hecho mal, partiendo por los permisos ambientales.

“Acá todo, todo, todo se ha hecho mal, todo, partiendo por permisos ambientales que nunca se debieron dar en la forma en que se dieron (…) Ahora estamos después de una cadena de errores, creo que que los peor es la forma en que se da la autorización, y que la empresa haya tenido problemas espantosos de funcionamiento y no los haya solucionado. Lo que a mi me preocupa es qué alternativa de trabajo tienen en Freirina muchas trabajadoras que son mujeres, solteras, jefas de hogar y que no tienen alternativa”, aseguró la hija del general que ayer culpó al alcalde recién electo de Freirina de que Agrosuper se quiera ir del pueblo para no cumplir la ley.

Y a pesar de sus ladridos de ayer sobre que nadie le pida empleo, muy parca y serena la ministra que trató de “huevones de mierda” a un grupo de diputados dijo solo estar buscando el diálogo: “Si el alcalde persiste en que no está dispuesto al diálogo, que lo único que quiere es que la planta se vaya, de que diálogo estamos hablando, lo que yo quiero es una solución, porque tampoco es una solución los empleos de emergencia, que va a ser el próximo pedido (…) Lo que yo pido es diálogo, porque creo que la única forma razonable de solucionar un problema que es terrible es con el diálogo”.