La Dirección del Trabajo dio a conocer este martes que 20 empresas de distintos rubros del país fueron condenadas judicialmente por prácticas antisindicales o desleales, durante el segundo semestre de 2012.

Esta vez las multas aplicadas por los tribunales ascienden a más de 61 millones de pesos, equivalentes a 1.535 UTM en su valor actual.

En el listado destacan la Universidad del Mar, por no pagar la cuota sindical, la Funeraria Hogar de Cristo, por reemplazar ilegalmente a trabajadores en huelga y la empresa de Cencosud Paris Administradora Norte Ltda que no otorgó el trabajo convenido a un dirigente sindical.

La entidad informó que algunas de las conductas sancionadas son por despido antisindical, separación ilegal de trabajadores con fuero sindical, no otorgar trabajo convenido a dirigente sindical, obstaculización del funcionamiento sindical, actos de injerencia, conductas debilitadoras del sindicato y hostigamiento a dirigentes y socios del sindicato.

Entre las sancionadas figuran empresas de la minería, el retail, la educación superior y la educación escolar.

Las empresas que recibieron las multas más altas son la Compañía Minera Teck Quebrada Blanca S.A. (150 UTM), la Empresa Compañía Exploradora y Explotadora Minera Chileno Rumana S.A. Coemin S.A. (150 UTM) y Emilio Castillo Villalobos (150 UTM), empresario de la locomoción colectiva.

La primera de las nombradas fue castigada por “actos de amedrentamiento y otorgamiento de beneficios a trabajadores en el contexto del término de una negociación colectiva anticipada y el inicio de una negociación”; y la segunda de las firmas mencionadas por “lesión a la libertad sindical”, y el tercero, por no otorgar trabajo convenido a dirigente sindical.

Otro caso resaltante es el de World Safety S.A., que si bien no recibió multas altas, sí figura con dos condenas en esta ocasión, por despido antisindical.

Otros nombres naturales incluidos en la lista son los de Lucía Villalobos Campos, del rubro aseo, y Nelson Fuentes Pérez, de la locomoción colectiva, la primera sancionada por “separación ilegal de trabajadora con fuero sindical”, y el segundo por “no otorgar trabajo convenido a dirigente”.

También aparecen en la nómina el colegio particular subvencionado Educacional Eben Ezen Ltda. (Antofagasta) “por obstaculizar la formación o el funcionamiento del sindicato ejerciendo presiones”; la Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús (Las Condes) por aplicar el artículo 12 del Código del Trabajo a dirigente sindical; y el Colegio Particular Subvencionado San Andrés (Colina) por obstaculización del funcionamiento del sindicato.

El efecto más grave para las empresas castigadas es que durante dos años, a partir de la sentencia, no pueden ser proveedoras del Estado o excluidas del Sistema de Compras Públicas del Estado durante el período mencionado.

Aunque no es primera vez que ocurre, en esta ocasión hay un sindicato condenado por prácticas desleales. Se trata del Sindicato de Trabajadores Komatsu Cummins Chile Ltda., de Antofagasta.

Este hecho fue relevado por directora del Trabajo, María Cecilia Sánchez, haciendo notar la gravedad de que los miembros del sindicato entorpecieran las labores de la empresa y dejaran de asistir a su trabajo sin causa justificada el día antes de votarse la huelga legal. Asimismo, durante la paralización impidieron el libre acceso a la obra de los trabajadores no involucrados y ejercieron fuerza en las cosas y fuerza física y moral en las personas.

Sánchez, también resaltó la disminución de condenas respecto del semestre inmediatamente anterior y de los dos últimos años.

En el primer semestre de 2012 la lista comprendió 37 condenas, lo que arroja un total de 59 sentencias condenatorias dictadas en el año recién pasado. Esta cifra es inferior a los registros de 2011 (108) y 2010 (117), y cercana a la cantidad registrada durante 2009 (51).

La directora calificó a este descenso como una buena noticia, la que atribuyó a una mayor capacitación de los trabajadores y a un trabajo constante de la Dirección del Trabajo por mediar entre las partes y lograr un cambio conductual.

“Consideramos que lo más importante es reducir las prácticas antisindicales a través del convencimiento”, dijo Sánchez, explicando que por ello funcionan desde hace varios años mesas de trabajo y consejos tripartitos regionales, además de las tradicionales instancias de mediación.