Foto referencial.

A las 04:00 horas se dio inicio al paro nacional de 24 horas anunciado ayer por el presidente de la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC), Raimundo Espinoza, junto al máximo dirigente de la Federación Minera (FMC) de Chile, Gustavo Tapia; con el que buscan respuestas a una serie de demandas del sector.

El paro abarca las nueve divisiones de Codelco y las máximas operaciones mineras privadas del país, que en total suma cerca de 26 mil trabajadores. Según los dirigentes, sólo en Calama adhirieron 8600 trabajadores que se desempeñan en las cuatro divisiones de Codelco del lugar.

En el Distrito Norte, donde están las divisiones Chuquicamata, Radomiro Tomic, Ministro Hales y Gabriela Mistral, los dirigentes sindicales llamaron a los trabajadores a no abordar los buses de traslado a las minas. Por otro lado, advirtieron que si las empresas emprenden medidas en contra de los trabajadores movilizados, la paralización se extenderá indefinidamente.

Se estima que producto de la paralización en este distrito, se dejará de producir cerca de 3 mil toneladas de cobre fino en esta jornada.

La movilización es reconocida como ilegal por los dirigentes y fue acordada después del último congreso extraordinario de la Federación realizado en la capital. Allí se estableció un petitorio donde se pide respeto a los contratos colectivos de los trabajadores, además solicitan estabilidad laboral, la renacionalización del cobre y del litio y pensiones más dignas a través de una reformulación de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), según consigna soychile.cl.

El ministro de Minería, Hernán de Solminihac, reconoció en Radio Cooperativa que hay un 100% de adhesión al paro en Codelco y que las pérdidas que originará la movilización “son alrededor de los 43 millones de dólares en ventas en un día”.