Destitución de Beyer: Gobierno busca a sucesor entre ministros y oposición se divide por voto de Patricio Walker

Tras la aprobación de la acusación constitucional, el Ejecutivo prepara para las 11 horas de hoy una ceremonia en que podría conocerse al sucesor de Harald Beyer. Se habla de un perfil como el de la ministra Carolina Schmidt o de alguien con redes en el parlamento como Pablo Longueira o Evelyn Matthei. En la oposición, en tanto, se intentan recuperar las confianzas luego de que el DC Patricio Walker votara en contra del libelo.

“Votaré en contra de los 3 capítulos de la acusación”, dijo a las 20.40 horas el senador DC Patricio Walker y por vez primera en el Gobierno y en la oposición hubo dudas respecto del destino de Harald Beyer, quien finalmente fue destituido con los votos clave de Hosaín Sabag -quien había expresado reparos al libelo- y Carlos Bianchi, que finalmente no se abstuvo como necesita La Moneda para salvar a su hoy ex titular de Educación.

Aunque el escenario era previsible -la noche previa a la votación las autoridades de Gobierno daban cuenta de que la posibilidad de que se rechazara la presentación era muy baja- el golpe para el Ejecutivo fue duro y se reflejó no sólo en la emoción de Beyer al despedirse sino también en lo reactivas que estaban las autoridades gubernamentales luego de la votación y los duros descargos en las redes sociales, donde, por ejemplo, el ministro Luciano Cruz-Coke escribió “cuando se pida ayuda Nunca+”. Mientras que Carlos Larraín dijo que la guerra con la Concertación estaba declarada.

Tras el nuevo punto político que anotó el movimiento estudiantil, el Gobierno comenzó la búsqueda del sucesor del ex consejero del CEP y la oposición la reconstitución de confianzas tras el voto disidente de Walker.

LA ÚLTIMA CENA

La noche del martes, tras retornar a Santiago luego de presentar su defensa ante el Congreso, Beyer se reunió con sus asesores más cercanos en un restaurante en Providencia. El economista pidió ensaladas y frente a sus colaboradores hizo explícita la frustración por la circunstancia que enfrentaba.

En medio de saludos espontáneos de otros comensales, el hasta entonces ministro les expresó la desilusión que tenía de los políticos, no de la política y, sin mencionarlo expresamente, les dio a entender que no había ninguna opción de revertir en el Senado la decisión de la Cámara Baja, que ni siquiera el gesto de reconocer que el libelo contra Yasna Provoste en 2008 fue un error rompería la decisión política de sacarlo del gabinete.

Por lo mismo, ayer cuando llegó al Congreso iba preparado para lo peor. El gobierno también lo estaba: no hubo gestiones de última hora ni conversaciones de pasillo. Cuando Walker se cuadró con la derecha, los asesores gubernamentales lanzaron en los pasillos del parlamento un grito como de gol en eliminatorias, pero ni ministros ni subsecretarios se sumaron al festejo. Primaba, entre las altas autoridades, el pesimismo y había pintura de guerra.

La vocera, Cecilia Pérez -que estuvo varias veces apunto de abandonar el hemiciclo afectada por una neuralgia y que incluso fue atendida en enfermería- en pleno desarrollo de la votación tuvo un incidente verbal con el senador Alejandro Navarro y fue recriminada por el presidente del Senado, Jorge Pizarro.

Los ánimos estaban caliente a ambos lados de la vereda política, porque no existía plena seguridad acerca de cómo se moverían las fichas: Sabag, afirman en Palacio, se estaba jugando el cupo senatorial y Bianchi, como finalmente ocurrió, iba a tener que dirimir. Y lo hizo en su estilo: pidió, a última hora, la renuncia de Beyer para evitar su inhabilidad de ejercer cargos públicos por cinco años.

Altas fuentes de Gobierno aseguran que -pese al receso que hubo por reunión de comités- la sugerencia ni siquiera fue analizada. ¿Las razones? El saliente secretario de Estado tenía la convicción de que la ofensiva en su contra era injusta y el Gobierno quería que la Concertación pagara el costo de sacar a Beyer.

Así se llegó a la votación: el primer capítulo del texto sobre infracciones al principio de probidad fue rechazado por 25 votos en contra, mientras que el segundo capítulo -sobre faltas al control jerárquico- tuvo 28 rechazos. La negativa de fiscalizar el lucro, pese a las denuncias, tuvo 20 votos a favor y 18 en contra, lo suficiente para sancionar a Beyer.

“Ha primado la peor cara de la política”, sentenció el académico tras conocer la resolución. Flanqueado por ministros, parlamentarios y el candidato presidencial de RN, Andrés Allamand -quien mostró su manejo político frente a un ausente Laurence Golborne-, afirmó, con la voz quebrada, que “en estos momentos difíciles he contado con el apoyo del Presidente y los ministros. Creo que este gobierno ha trabajado por el bien del país y lo va a seguir haciendo independientemente de mi salida. Espero ser el último ministro que pase por esto”.

A las 00.45 horas de hoy, Beyer cruzó el umbral de su casa en la zona oriente de la capital. Abatido, con una mochila al hombro y fuera de cualquier cargo vinculado con el Estado hasta el 2018, comenzó así su muerte en el servicio público.

EL COSTO PARA LA DC

La oposición no salió ilesa de la arremetida contra Beyer, en especial por la división que generó el rechazo de Patricio Walker al libelo.

El martes en la mañana el senador ya había manifestado a sus cercanos lo complicado que estaba por la votación de la Acusación Constitucional. De hecho, durante la tarde de ayer se había discutido el tema pese al temor que existía por Sabag y Walker. El cuadro jurídico en el que se apoyó la acusación no era sostenible para algunos pero la consigna era no al lucro y así lo habían hecho saber los estudiantes en el Congreso y en los medios de comunicación.

Pasadas las 20:40 horas el senador por Aysén anunció su rechazo a la acusación constitucional, a diferencia de todo el bloque opositor. “Guiado por mi conciencia, por no haber alcanzado un nivel de convicción para sostener que el ministro es culpable, voto en contra de la acusación”, dijo.

El parlamentario, comenta un cercano, había dejado que primaran sus principios de abogado por sobre la contingencia y alimentó por minutos el optimismo en el Ejecutivo.

Walker, Príncipe DC y partidario de la candidatura de Claudio Orrego, desató una algarabía entre asesores y personeros de gobierno, quienes se habían enterado de cómo votaría diez minutos antes. Y aunque se logró el objetivo, comentan, la fractura existe. “había que mostrar a la oposición unida contra el lucro y mostrar cómo funcionamos en esta nueva etapa electoral”, comenta una alta fuente de la Democracia Cristiana. El llamado de Bachelet a formar una nueva mayoría y a rechazar el lucro sufría en esta acusación su primer traspié.

“Lo lamento, pero no me sorprendió”, dijo Pizarro al ser consultado por el voto de Walker. Y agregó: “cada cual decidió en conciencia. La derecha votó en bloque cerrado, sin fisura de ningún tipo, en la Concertación un senador dio sus argumentos y votó de acuerdo a lo que le parecía y es lo que corresponde”.

“Hemos insistido varias veces que la acusación constitucional es una acusación política y en mi opinión el ministro Beyer no cumplió con la fiscalización necesaria, hubo negligencia, hubo omisión, no hizo uso de las facultades, pocas pero existen, en la fiscalización del lucro, ese el tema de fondo, no tiene nada que ver ni con las condiciones académicas ni personales del señor ministro”, remató Pizarro.

Al respecto el presidente de la DC, Ignacio Walker, dijo a Medianoche que “la consciencia es sagrada e inviolable” al ser consultado por la votación de su hermano. Y explicó que no habían órdenes de partido ni votaciones en bloque y que su partido era una comunidad de mujeres y hombres libres.

El problema que podría ocasionar la votación de Walker ayer se da en el marco de la negociación parlamentaria y a sólo 48 horas del cierre de la plantilla para las primarias del 30 de junio. Al interior de la DC creen que se abrió un flanco difícil de controlar y pese a lo moderado que fueron Alvear y Pizarro al decir que no estaba de acuerdo con el voto de Walker, los más duros comenzaron a aparecer.

EL diputado Roberto León celebró la destitución de Beyer y en su cuenta de twitter dijo que la actuación de Walker era una vergüenza y que no representaba a la mayoría de la DC.

Sin embargo, otros creen que quienes han sido enemigos históricos de los Príncipes en la falange no podrán pedir sanciones pues muchos de ellos hoy apoyan la candidatura de Bachelet y explícitamente han dicho que no trabajarán por Orrego en las primarias. “De disciplina nada”, comenta un cercano a Orrego.

El senador del MAS Alejandro Navarro fue más allá y dijo que la candidata presidencial del PS y PPD ha prometido cambios profundos, “terminar con el lucro y yo espero que Patricio aclare a la brevedad si en el lucro va a estar del lado de la derecha porque necesitamos saber con quien va a contar la Presidenta, creo que le hace un flaco favor a la Concertación que se vuelve a llenar de incertidumbre”.

Pero el problema de las Acusación para la DC no sólo le generará conflictos por la votación de Walker. Otro de los escenarios que deberán enfrentar es la citación del esposo de Soledad Alvear, el alto dirigente Gutenberg Martínez, quien está citado a la segunda comisión del lucro para explicar su participación en la Universidad Miguel de Cervantes.

LA PROYECCIÓN DE LOS ESTUDIANTES

Atentos al desarrollo de la acusación, los estudiantes focalizaron las reuniones en los senadores DC e independientes. El martes pasadas las 8 de la tarde, el presidente de la FEUV Mario Domínguez se reunió con el presidente de la DC, Ignacio Walker, para reforzar los argumentos de los universitarios frente a los senadores indecisos. Y en la mañana de ayer, el grupo liderado por Domínguez, Diego Vela (Feuc) y Raúl Soto (UDM Reñaca) se reunió con Sabaj y el senador Carlos Bianchi, quienes les aseguraron que aprobarían el libelo.

Con Patricio Walker conversó Diego Vela a las 14:30 hrs en los pasillos del Senado, pero éste no le explicitó su voto en ningún momento.

La acusación era crucial para los dirigentes que habían apostado y arriesgado parte del capital político en apoyarla a pesar de las críticas de la elite y el impulso comunicacional que le dio al gobierno lo que denominaron la “victimiazación de Beyer”.

“Vemos este resultado con conformidad, pero el trabajo que viene ahora es mucho más difícil”, dijo el presidente de la Universidad del Mar sede Reñaca, Raúl Soto. Entre los dirigentes, la destitución de Beyer era vista como una oportunidad para reinstalar las demandas de gratuidad y fin al financiamiento compartido en todos los niveles.

En ese escenario, la nominación de un nuevo ministro y la consolidación de las marchas durante el mes de mayo serán claves. Ya está programado para el 8 de mayo una nueva protesta nacional y el apoyo a las manifestaciones a favor de la nacionalización del agua el 22 de abril y a las ya clásicas del 1º y 21 de mayo. Este año electoral, sostienen, será un año en que las masas estarán en las calles.

“Vamos a seguir en la calle defendiendo lo que nos preocupa, que es la educación pública y gratuita. No vamos a abandonar eso, es nuestra demostración de fuerza, y queremos que los candidatos y todo el mundo político tomé posturas y salga del clóset frente a la ciudadanía, para que ellos juzguen”, dijo Domínguez.

CEREMONIA EN LA MONEDA

En La Moneda, el golpe fue tragado con amargura, rabia y hasta llanto, pero la idea es que no se paralice la agenda. Por lo mismo, hoy, a las 11 horas, todos los ministros y subsecretarios están convocados a un acto en La Moneda que será encabezado por el Presidente Sebastián Piñera. La ocasión, destacan fuentes de gobierno, será un homenaje al destituido secretario de Estado, a quien respaldó incluso el premio nobel de literatura, Mario Vargas Llosa, pero aún no está descartado que también pueda realizarse en el evento el juramento del sucesor.

Fuentes de gobierno consultadas por The Clinic Online subrayaron que la opción de ascender al subsecretario Rojas está descartada, ya que al día siguiente de su nominación podría ser acusado por los mismos cargos que Beyer.

Sobre los nombres que se analizan, aseguran que lo más probable es que se mueva a un ministro para que asuma el cargo. Se ha conversado respecto de la opción de la titular del Sernam, Carolina Schmidt, quien tiene una alta valoración ciudadana y la ventaja de ser mujer, lo que podría frenar las críticas de personeros como Osvaldo Andrade del PS. La desventaja es que no tiene redes en el parlamento. Quién sí las tiene es el titular de Economía, Pablo Longueira, que, dado su carácter mesiánico, podría asumir la cartera más complicada. A Evelyn Matthei, en tanto, sólo la mencionan quienes estiman que se debe ir al choque, aunque ello implicaría no sacar adelante la agenda que Piñera preparó en Educación.

La decisión final, aseguran en el Ejecutivo, la comunicará hoy Piñera.

The Clinic Newsletter
Comentarios