En medio de la definición de la plantilla parlamentaria que elaboran los partidos de la Concertación, el PC y la Izquierda Ciudadana, el alcalde de Recoleta no se pierde ante los rumores de cambio de distrito para los precandidatos comunistas. Aunque cuenta que en 2005 él mismo se tuvo que cambiar de distrito a última hora, asegura que eso no pasará con los ex dirigentes estudiantiles.

“Lo que se está conversando es de si efectivamente vamos a las primarias todos o no. Pero como precandidata a la oposición Karol está acá. No va a haber cambio en eso”, dice.

¿No se cambia de lugar?
-No.

Se ha dicho en los medios que todavía puede haber un cambio de distrito…
-Yo no me hago cargo de lo que digan los medios porque la mayor parte de las veces no tienen mucho fundamento.

¿Pero no es cierto que podría haber un cambio?
-No lo sé. Yo los datos que manejo es que Karol está haciendo campaña acá hace mucho rato y efectivamente va a continuar haciendo campaña porque efectivamente es la candidata del PC acá.

¿No existió entonces alguna intención de cambiar a Camila Vallejo a ese distrito?
-No, esa nunca fue la intención. Lo que se discutió en un minuto es que habían partidos de la oposición que no estaban disponibles a que Camila fuera candidata en La Florida. Y finalmente eso es lo que se resolvió y esos partidos aceptaron la candidatura de la Camila como la mejor opción en La Florida.

¿Y la de Karol en su distrito?
-Es que esa nunca estuvo en discusión.

¿Pero estaba dentro de las posibilidades de cambio?
-No. Esos fueron trascendidos de los cuales yo no me hago cargo. Yo desde principios de este año he tenido una candidata y efectivamente ella sigue siendo la candidata de acá.

Lo digo porque el presidente del partido, Guillermo Teillier, dijo que todos los candidatos del partido sabían que estaban sujetos a posible cambio.
-Pero todos los candidatos del PC conocemos nuestro partido y estamos voluntariamente en él. El 2005 yo era candidato, llevaba seis meses haciendo campaña y finalmente me destinaron al distrito 10 a competir con Marco Enríquez Ominami. O sea, esto no es algo que pase solo con Camila o Karol. Yo creo que la planilla parlamentaria se cierra el día tope.

¿No es novedad, entonces?
-Yo creo que hay una intención de sacarle más lustre o hacer más importante una cosa que es absolutamente normal en unas negociaciones que pretenden lograr una mayoría nacional capaz de obtener, en el mejor de los casos, 12 doblajes en la cámara de diputados y tres doblajes en la cámara de senadores para destrabar los quorums que dejó la dictadura. Eso a veces no se logra de ninguna otra manera que dialogando, conversando y negociando la mejor planilla. Para eso todos tienen que sacar sus propias conclusiones y poner esa prioridad por sobre cualquier otra consideración. Yo creo que eso es lo que están haciendo.

Karol como Gladys

En su distrito el PPD ha mostrado que no tiene intenciones de perder ese cupo y ha desplegado su campaña. ¿Cómo ve la disputa con ellos en las primarias?
-Sí, pero yo quiero recordarle a todo mi país que el despliegue de candidaturas no se hace poniendo los afiches más grandes. Cornejo y la Sol Letelier plagaron de afiches y les ganó la candidatura que tenía menos afiches y menos recursos. Por lo tanto, más allá de quiénes quieran o no, el PPD es el partido más sobrerrepresentado de la oposición en el Congreso. Y por lo tanto, es quien debiera perder más cupos en una proporcionalidad en la oposición. Ahora, usted comprenderá que (Óscar) Santelices no es Patricio Hales y muy por el contrario, la campaña de Karol está en una situación de fortaleza tremenda. Mira, vayamos o no vayamos a primarias se van a dar cuenta que los que están sacando cuentas alegres a costa de la Karol están profundamente equivocados, tanto como cuando decían que Jadue perdía.

A propósito del trabajo de Karol en ese sector. ¿Qué le parece que las candidaturas de sus líderes jóvenes como Vallejo, Cariola y Ballesteros estén todavía en entredicho?
-Lo mismo de antes: lo que yo espero es que todas las fuerzas de la oposición entiendan que necesitamos un parlamento con 4/7 de diputados y senadores de la oposición, y que si eso no se logra nos va a pasar lo mismo que al PSOE cuando salió reelegido en España después de Aznar. O sea, vamos a fracasar por nuestro éxito como oposición. Y vamos a generar tantas expectativas que si no generamos ese parlamento con esos quorums, el programa y el presidente o la presidenta que tengamos la verdad es que vamos a sufrir más de lo que podemos. Y Chile ya se aburrió de los programas que no tienen atrás un conglomerado político capaz de llevar a cabo el programa.

Como ya ocurrió en los 90.
-Claro. Yo recuerdo que la Concertación en los 90 tenía un tremendo programa y saque la cuenta de lo que lograron hacer. Planteaban revisar las privatizaciones hechas por ‘Pinocho’, privatizaron más; proponían recuperar la educación, la dejaron en el suelo; proponían recuperar la salud pública, también la dejaron en el suelo. Entonces yo creo que lo que hay que generar hoy día es credibilidad de que hay una nueva mayoría social, pero con voluntad política y eso se va a manifestar en un parlamento que más allá de los intereses personales de unos pocos sea capaz de representar el parlamento que necesitamos.

Pero en el caso específico de los ex dirigentes estudiantiles, ¿qué tan importante son sus candidaturas si está en entredicho el sector donde competirán?
-Yo encuentro que más allá del partido al que estos cuadros representan, lo que la oposición está haciendo al incorporar a estos candidatos es abrirle la puerta a los movimientos sociales y a dirigentes que están también dispuestos a pagar los costos que significa esa responsabilidad. Lo que yo te puedo decir es que la Gladys Marín salió electa diputada cuando a los 24 años era secretaria general de la Jota. La Eliana Araníbar salió electa diputada un poco más vieja, pero también cuando era secretaria de la Jota. Y la Karol Cariola hará lo mismo.

Apoyo presidencial

¿Por qué cree que no hubo un acuerdo presidencial después del comité central del fin de semana pasado?
-Lo que sucede hasta el día de hoy es que las condiciones que había puesto el Partido Comunista para manifestar explícitamente el apoyo a un candidato no se han dado. Nadie tiene un programa acabado, nadie todavía ha dado las garantías necesarias de que se quiere avanzar incorporando las demandas de los movimientos sociales a sus programas, por lo tanto, eso hace imposible poder tomar una decisión hoy día. Ahora, usted comprenderá que los dirigentes del partido que nosotros hemos escogido tampoco van a cometer errores en el sentido de ni anticipar apoyo ni desoír lo que la mayoría de la población quiere. Pero para nosotros es fundamental lo mismo que hemos estado señalando, que alguien de señales claras de un programa.

¿El programa de Gómez les parece más cercano a sus expectativas?
-Yo la verdad no conozco el programa que ha dado. Sé que algunas de las cosas que ha planteado se enmarcan dentro de las expectativas que nosotros tenemos. Pero también lo que ha dicho o no Bachelet, si no lo que ha dicho el entorno de su programa, también a veces dice cosas que nos parecen bien y hay una parte del entorno de Bachelet que dicen cosas que no nos parecen bien. Imagínese cuánto nos puede llegar a hacer dudar a nosotros cuando un miembro del entorno de Bachelet, que además va a la reelección dice que pensar en una Asamblea Constituyente es fumar opio. O sea, la verdad, es que nosotros no le tenemos miedo a que el pueblo se exprese y esa forma de desacreditar esa expresión popular tan básicamente democrática nos parece que es un rollo absolutamente innecesario.

Con todo, la idea es definir el apoyo presidencial, a Bachelet o Gómez, lo antes posible.
-La verdad es que nosotros, yo incluido, estamos trabajando por la campaña de la Karol con el objetivo de que la secretaria general de las JJCC llegue al parlamento y vuelva a ser la parlamentaria más joven del país, que es lo que el partido siempre le ha ofrecido a la ciudadanía.