La Fundación española Anar realizó una novedosa campaña publicitaria difundiendo la creación de un número telefónic para denunciar el abuso infantil. La campaña consiste en carteles puestos en la vía pública que muestran a un niño herido pero que sólo puede ser visto por personas, en promedio, de 10 años.

Aunque suene increíble es así. Consiste en un efecto visual producido por la altura desde la que se ve la fotografía. Si un adulto la observa sólo ve el rostro de un niño pero si lo hace un infante de 10 años podrá ver las heridas que tiene la cara del joven abusado y el teléfono de ayuda que está promocionando la fundación. Además podrá ver el siguiente mensaje: “Si alguien te hace daño, llámanos y te ayudaremos”.

Mira aquí el video que explica la publicidad