El domingo, el ex alcalde por 20 años de Puente Alto, Manuel José Ossandón, hizo una pausa de una semana en la campaña senatorial por Santiago Oriente.

A más de una semana de que la UDI al fin nominara a José Antonio Kast como su contendor -luego de descartar primarias en la circunscripción entre Ena Von Baer e Iván Moreira y sondear desde Laurence Golborne hasta María Irene Chadwick, el lenguaraz RN partió con su esposa, Paula Lira Correa, a Estados Unidos invitado, junto a todos sus cuñados, por su suegro.

“Era un compromiso familiar ineludible”, explica el “Cote” en esta entrevista en que aborda desde la supuesta felicidad de los chilenos con el modelo económico –“lo que pasa es que la gente no quieren más abusos nomás”, explica- hasta la crisis política de la derecha que ve cómo se le escapa la sucesión presidencial. Además analiza el favoritismo de la administración de Sebastián Piñera por los postulantes gremialista y acusa que “La Moneda ha buscado de todas las formas posibles conseguir un candidato UDI que me gane”, aun a costa, afirma, de la credibilidad de la política:

“En enero estaban todos contentos, vendiendo la pomada de la participación y al final todos se echaron para atrás. Hubo una pésima señal, da la impresión de que lo que botó la ola, lo que no funcionó en Santiago, lo enviaron a regiones. Qué va a pensar la gente de Valdivia cuando llegue la Ena Von Baer que ha dicho en todos lados que su corazón está en Santiago Oriente al tener que ir, obligada, a representar una región que no quiere representar. El caso de Iván Moreira es aún más grave, porque él se declaró leal y consecuente y dijo que si no iba por Santiago Oriente se retiraba, y ahora va a ir por Los Lagos”.

¿Y qué te parece que la UDI haya optado finalmente por José Antonio Kast para competir contigo en Santiago Oriente? Se demoró bastante el partido en tomar una resolución.
Eso tiene una respuesta de sentido común: la UDI es sumamente pragmática, si Von Baer o Moreira hubieran podido ganar, no los habrían sacado. Saben que tienen problemas, que por vez primera en años tienen en riesgo Santiago Oriente. Ahora, para mí no hubo ninguna sorpresa con la nominación de Kast, no cambia en nada mi estrategia de trabajo que se ha planificado sobre la base de voluntarios, con una gran mística de trabajo por la cantidad de años que llevo en el servicio público, así es que es lo mismo. El problema real es que lo que ha pasado en la UDI, con estas vueltas de carnero sobre las primarias es que, imagínate, los últimos tres candidatos de la UDI al Senado votaron a favor de primarias y borraron con el codo lo que escribieron con la mano al aceptar ser designados a dedo, entonces cómo le vamos a pedir a la gente que confíe en los políticos si esto es un chacota. Lo que hizo Camilo Escalona, que se negó a ir a primarias y finalmente tuvo que bajarse, porque si no iba a perder, lo que demuestra en el fondo es que en todos los colores políticos hay gente que puro quiere acomodarse.

En temas valóricos, como el Acuerdo de Vida en Pareja o el anticonceptivo de emergencia, ustedes son bastante similares. En cuanto a origen social, también. ¿Cómo planeas diferenciarte de Kast?
La política cómo arte de gobernar no se centra sólo en temas valóricos, donde efectivamente hay semejanzas. Kast es un buen candidato, pero yo tengo una trayectoria de años en Santiago Oriente mientras que la base electoral de Kast está en Santiago Poniente donde quiso ser senador y no le resultó, como tampoco le resultó en Los Lagos. Mi base electoral está en la comuna más poblada de Chile donde predominantemente gana la izquierda. Ahí yo saqué 70% de respaldo, entonces es cosas de revisar la votación de la última elección para darse cuenta de que mi votación es transversal. He estado metido en temas de pobreza con profundidad.

A favor de Kast juega el haber sido bastante menos crítico que tú al Gobierno.
Mira, yo espero que esta sea una campaña limpia, lo creo porque Kast es un hombre educado, a pesar de que en sus dos primeras entrevistas ya partió con descalificaciones, dejándome como un traidor por las críticas al Gobierno, y las veces en que yo he cuestionado la gestión del gobierno ha sido con fundamento. Hace unos días un niño de tres años de un jardín infantil de Puente Alto se cortó un tendón y en el Sótero del Río dijeron que había que intervenir ese mismo día porque si no iba a quedar discapacitado, pero que ellos no podían operar porque no había anestesista. Me moví para que se pudiera operar en la clínica Vespucio, pero finalmente, ante esta situación, en el Sótero encontraron anestesista. Entonces, ante esas cosas, uno debe quedarse callado o reclamar, siempre he sido constructivo.

¿Pero eso ha tenido costos para ti o no?
De todas maneras. Si La Moneda ha buscado de todas las formas posibles conseguir un candidato UDI que me gane. A mí en el Gobierno no me quieren, nunca entendieron que mis críticas eran constructivas, que siempre he querido que al gobierno le vaya bien y hoy los hechos me dan la razón: deberíamos estar ante una elección fácil y tenemos toda la pinta de que vamos a perder. Se cometieron una serie de errores políticos al inicio del mandato, y cuando se pierde la credibilidad cuesta mucho recuperarla después.

¿Crees que la elección presidencial está perdida?
No y creo además que el gobierno va a terminar mejor de lo que está hoy, pero es innegable que la centro derecha está en crisis y hay mucho susto porque si este domingo fueran las elecciones gana Michelle Bachelet y el congreso queda además en manos de la oposición. Hay tiempo para recuperar terreno, pero esto no es una situación normal para un gobierno que lo ha hecho bien en gestión.

ESTE GOBIERNO HA SIDO DE LA UDI

¿Estás dolido con Piñera?
Al principio sí lo estuve. Me dolió no ser parte de este gobierno, porque me saqué la cresta trabajando para que saliera, pero cuando me di cuenta de que nadie me escuchaba y de que la apuesta de Piñera iba a los técnicos, me resigné nomás. El gran error de este gobierno fue haber apostado en un comienzo en los técnicos y haber desechado a los partidos que son los que tienen las redes territoriales de contacto con la gente.

¿De verdad crees que desechó los partidos? Con la UDI Piñera ha logrado trabajar coordinadamente.
Ese también es un punto. Este Gobierno ha sido de la UDI más que de RN y es impresionante como la gente del gobierno está trabajando por los candidatos de la UDI. No estoy hablando de intervención electoral, sino de que los UDI están en puestos clave y por lo mismo están usando esa máquina.

¿También en Santiago Oriente?
Especialmente en Santiago Oriente. El Gobierno va a hacer todo lo posible para ayudar a Kast, pero dudo de que le funcione. Voy a demostrarle con votos a la gente de centro derecha más acomodada, que cree que no existe un Chile que sufre, que lo pasa mal, que no es parte del progreso, que los que salen a protestar no son comunistas ni delincuentes, que son gente que lo está pasando mal y que puede votar por nosotros si acogemos sus demandas.

Da la impresión de que el cuestionamiento en las calles es a cómo funciona el modelo económico más que de demandas específicas.
Nada que ver. El modelo no está en riesgo porque la gente está feliz con el modelo económico. Si lo que pasa es otra cosa: la gente quiere perfeccionar el modelo, no terminar con él. No quiere más abusos ni desigualdades, quiere participar del modelo, no recibir migajas, sino ser parte activa del progreso, que le llegue su parte. Y mi candidatura representa eso: el fin de las migajas.