“Si nosotros no ganamos, no vamos a poder seguir desarrollando el trabajo, no vamos a poder seguir el proyecto que queremos desarrollar. Entonces, es sumamente importante que nosotros en noviembre, el 17 de noviembre, tengamos la oportunidad de poder ganar y para poder ganar hay que hacer la pega, y hay que hacerla bien”.

Eso fue lo que le dijo el secretario general de la UDI en Coquimbo, Juan Carlos Aguirre, a un grupo de personas que comenzaban a trabajar para el programa Complementario de Ficha de Protección Social, en su bienvenida a la Seremi de Desarrollo Social de esa región. Una intervención política en medio de una reunión técnica que ofuscó a los presentes.


Se trató de suerte de aleonamiento en medio de una reunión técnica con los trabajadores del programa estatal, a quienes dijeron que debían ayudar para conseguir una victoria electoral en noviembre próximo y que debían difundir en las salidas a terreno “lo bien que lo hemos en este gobierno”.

Contactado por funcionarios de la seremi de Desarrollo Social para celebrar un cumpleaños sorpresa al seremi Juan Manuel Fuenzalida, el dirigente UDI llegó hasta el edificio estatal este lunes en la mañana, con una torta y unos jugos, según el mismo cuenta.

En esa oportunidad, fue “invitado” a entrar a la reunión convocada por el encargado de la Ficha Social en la región, Nicolás Alfaro, para dar la bienvenida al nuevo personal del plan complementario y dar instrucciones técnicas a los empleados entrantes, en el salón Diaguitas del edificio.

Ahí fue cuando Aguirre aprovechó la instancia y después de ser ser presentado, el secretario UDI lanzó el discurso que enfureció a los asistentes. “Una de las cosas importantes es que el equipo de desarrollo social, los que están trabajando y ustedes que van a empezar a trabajar, tienen que difundir eso: lo bien que nosotros lo estamos haciendo como gobierno”, se escucha en una grabación a la que accedió The Clinic Online y que fue reconocida por el militante UDI.

“(…) ustedes tienen que tener claro el compromiso que tienen que tener con nosotros. Porque hay mucha gente postulando a esto, eligieron a los que podían hacer bien la pega y son ustedes lo que nos van a representar en las calles. Así es que esto es sumamente importante, ¿ya? Sumamente importante que difundan, que transmitan los mensajes nuestros. Que tienen un seremi, Juan Manuel Fuenzalida, que es muy buen seremi y gracias al trabajo que él ha hecho por su gente, en la votación o cubrir muchos puntos de ayer con los apoderados de mesa, porque la gente que está trabajando tiene un compromiso. Si nosotros no ganamos, no vamos a poder seguir desarrollando el trabajo, no vamos a poder seguir el proyecto que queremos desarrollar. Entonces, es sumamente importante que nosotros en noviembre, el 17 de noviembre, tengamos la oportunidad de poder ganar y para poder ganar hay que hacer la pega, y hay que hacerla bien”, dijo el gremialista.

“Me cagaste”

La intervención de Aguirre dejó la escoba en la seremi coquimbana. Ese mismo día el Seremi Fuenzalida, que no estaba presente cuando esto ocurrió y que según varios presentes se retiró del lugar poco antes que ingresara el secretario UDI, se enteró vía correo electrónico del problema.

“Efectivamente me vinieron a saludar el día lunes, que cumplí 40 años, me vino a saludar mucha gente. Yo estaba trabajando en la seremía, que es una seremía bastante grande, y no tuve idea de este desaguisado que se había producido antes y me enteré por un mail”, dice Fuenzalida.

El seremi, evidentemente molesto, dice al teléfono es un hecho desafortunado que rechaza rotundamente porque nunca ha sido su actuar. “Yo, cortito y apretadito tomé el asunto y partí con una investigación para ver quiénes son los responsables y saber por qué un funcionario que no es de la seremía se metió a una reunión, a una capacitación del tema de la ficha social, donde al parecer empezó a arengar a la gente con un discurso que no corresponde hacer dentro de la seremía y menos con funcionarios que están recién empezando”, señala.

Aguirre, en tanto, asume el error y dice que “ingénuamente a lo mejor cometí yo un error y lo asumo” y aclara que no debería haber problemas con el seremi, su amigo, porque él no se enteró del problema hasta en la tarde, cuando habló con él.

“Hasta la tarde él no tenía idea de lo que había pasado, ni siquiera se lo dijimos en la mañana cuando pasó. Y cuando me empieza a llamar en la tarde me dice ‘Hueón, qué pasó, de qué están hablando, no tengo idea hueón” y yo le dije ‘mira, la verdad es que yo hice esto y fui a saludar a la gente y les dije esto, esto y esto’. ‘Puta que me cagaste’, me dijo, y yo le dije ‘sí po, pero bueno, ya la cagué nomás’”, señala Aguirre.