Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

31 de Julio de 2013

Cristián Monckeberg, vicepresidente de RN: “El Consejo General es como el monstruo de Viña, hay veces en que devora candidatos”

Monckeberg está jugado porque su partido proclame el 10 de agosto como candidata a Evelyn Matthei para no "hacer el loco" con postulantes que no tienen viabilidad. Con todo, admite que el Consejo General del partido es "incontrolable". "En el Consejo todo puede pasar, como en la película Magnolia en que al final llueven sapos. Esa es también la gracia del partido, que hay debate real y por eso es importante en estos días de instalación que Matthei tome decisiones correctas", asegura.

Por

La noche del miércoles, en la primera cena de los diputados de Renovación Nacional (RN) con el Presidente Sebastián Piñera tras semanas de discordia por la definición de la candidatura presidencial en la derecha, el diputado Cristián Monckeberg jugó el rol que ha desarrollado durante toda esta administración como el vicepresidente díscolo de la directiva partidaria (se le ofreció el cupo como señal de unidad luego de perder la elección interna frente a Carlos Larraín): intentó conciliar a la colectividad con Piñera, una tarea nada fácil dada la desconfianza que se ha instalado entre Larraín y el jefe del Estado.

Con todo, el parlamentario afirma que no ha perdido la fe en que en la recta final de la administración piñerista las cosas pueden mejorar. “El partido no ha tenido una buena relación con el Gobierno en los últimos dos años, pero no es nada que no se pueda arreglar”, apunta.

¿Cómo crees que se podría mejorar la relación del Gobierno con RN?
Con gestos mutuos. El Presidente nos dijo ayer que iba a hacer todos los esfuerzos por respaldar a todos los candidatos por igual, en darnos garantías a los parlamentarios que somos del partido en el que él militó y aunque con algunos dirigentes la situación es más complicada, soy optimista. Tenemos que intentar que las cosas funcionen, hay que hacer un esfuerzo.

Además de la tarea de estar bien con Piñera, el partido se ha esforzado en estos días en alinear a las bases para respaldar la candidatura de Evelyn Matthei. La semana pasada tú señalaste que era muy difícil apoyarla, ¿has cambiado esa percepción?
Lo que pasó fue que la UDI hizo un juego de ajedrez al nominarla que nos dejó en una posición bastante incómoda, pero hoy la candidatura de Evelyn Matthei se ha ido instalando bien en la Alianza. Ella ha hecho gestos relevantes, que garantizan igualdad de trato para los parlamentarios. Ha habido buenas decisiones de parte de la candidata para incorporar a RN, se ha integrado a senadores que no van a la reelección, prontamente se incorporarán diputados al comando presidencial. Es una buena señal que Matthei haya resuelto incorporar a Lily Pérez como vocera. Todo eso va ayudando a calmar las aguas.

Sin embargo, Larraín sigue reticente a la proclamación de Matthei. El lunes, por ejemplo, dijo que la cuenta con ella estaba en cero, ¿ha actuado mal la dirigencia en dar señales que van en contra de una candidatura de unidad?
Hay que poner las cosas en perspectiva. La directiva actuó con bastante cordura esta semana. En seis días logró alinearse con una candidatura única. La mesa, de la cual yo formó parte como un gesto de consenso, actuó relativamente bien en un tema re difícil. Guateamos cuando Andrés Allamand dijo que no iba a competir el martes pasado y nos lanzamos con demasiados nombres. Pero más allá de eso, se ha actuado bien, y yo he ayudado en eso, en que esto no se desbande.

Aún así está instalado el temor de que en el Consejo del 10 de agosto el partido pueda nombrar a un candidato propio, ¿eso es factible?
No sé si es factible, pero sería una locura. Desde el momento en que Andrés baja su postulación nosotros nos quedamos sin nombre y entonces surgieron muchos posibles candidatos. No fue una decisión acertada el lanzar tantos nombres al ruedo como si esto se tratara de “desesperadamente buscando a un candidato”. Fue una mala decisión la del partido, porque además se pisoteó y basureó a las personas que se mostraron disponibles. Lo que correspondía era pensar con tranquilidad. Ahora, no veo al Consejo lanzando alternativas de candidatos, porque no hay nombres disponibles competitivos y no podemos hacer el loco. Allamand, quien nosotros creíamos que era el mejor candidato, no está disponible. Lily Pérez y Manuel José Ossandón, tampoco. Continuar en una búsqueda no tiene sentido.

¿Entonces el Gobierno no estará “chúcaro” como advierte Larraín?
Es que en eso Larraín tiene razón. El Consejo General de RN es como el monstruo de Viña, hay veces en que se vuelve incontrolable y devora candidatos. En el Consejo todo puede pasar, como en la película Magnolia en que al final llueven sapos. Esa es también la gracia del partido, que hay debate real y por eso es importante en estos días de instalación que Matthei tome decisiones correctas, como las que ha estado tomando, porque eso encamina la discusión hacia una candidatura de unidad.

Durante estos días circularon dos cartas de consejeros en contra de Matthei. En una de ellas se apelaba al “vergonzoso prontuario” de la candidata. ¿Crees que su trayectoria puede ser motivo de que sea vetada en el Consejo General?
No tenemos que seguir pegados en la historia de la candidata. Hay que conocer lo que pasó, no olvidarlo, pero en política hay que saber dar vuelta la página constantemente. Si en algún minuto hubo errores o situaciones complejas para RN por actuaciones de Matthei, bueno, hay que asumir que eso ya pasó. El rencor tiene que quedar atrás. Este no va a ser un Consejo tranquilo, va a ser un Consejo con mucho debate, pero espero que el partido salga con un candidato presidencial único de la Alianza con buenas posibilidades. Veo en eso a Matthei como una buena carta, una posibilidad realista, más allá de cualquier intención de algún militante apasionado.

¿Y no temes que el Piñeragate y el Caso Drogas minen la credibilidad de la candidata cuando surjan estos temas en los debates con Michelle Bachelet?
El electorado conoce muy bien a las dos candidatas. Conoce a la perfección sus virtudes y sus yayitas. Si en el pasado Matthei ha cometido errores, no creo que por ello deba quedar condena de forma definitiva. La gente da por superada etapas y puede cambiar sus conductas.

Notas relacionadas