Vía BBC Mundo

Todo comenzó cuando el artista ruso Konstantin Altunin decidió pintar a dos hombres en ropa interior femenina: uno de ellos con un negligé peinando el cabello del otro, en sostén y calzón.

La pintura no tendría nada de particular en otras circunstancias: muchos artistas alrededor del mundo suelen abordar el travestismo en sus obras.

El problema con el cuadro de Altunin fue que los hombres representados eran nada menos que el presidente ruso Vladimir Putin peinando el cabello del primer ministro Dmitry Medvedev.

Cuando la obra fue presentada en una galería en San Petersburgo, la obra fue confiscada de inmediato por la policía.

Y este martes la directora de la galería, Tatyana Titova, le dijo a la BBC que fue detenida por la policía.

Según dijo fue llevada de su casa a las cuatro de la mañana a una estación y alló retenida tres horas sin explicaciones y sin tener acceso a asesoría legal.

Indicó que la galería de arte, llamada Museo de la Autoridad, que está ubicada en dos cuartos de un departamento en el centro de San Petesburgo, fue clausurada.

Tal como informa el corresponsal de la BBC Genc Lamani, durante la redada la semana pasada la policía incautó, además del cuadro mencionado, otras tres obras de Altunin que hacían mofa de figuras políticas, en particular de los que han estado dirigiendo la campaña para la introducción de controvertidas leyes antigay en San Petesburgo.

En otra de las obras Altunin presenta al patriarca Cirilo -el líder de la iglesia ortodoxa rusa- cubierto con tatuajes.

El diputado de San Petersburgo, Vitaly Milonov, que ha estado dirigiendo la campaña antigay en esta ciudad, aparece en una de las pinturas retratado en una bandera del movimiento gay.

Para seguir leyendo pincha aquí.