Vía Tendencias Yahoo

Controla el shopping
Una de las pistas que delatan al infiel es que de repente se arregla y se perfuma más, y no precisamente para salir con su pareja. Sé lista y haz como cuando tenías 15 años: sal de casa vestida como una buena niña y cámbiate y píntate en el coche. Contrólate con las compras: por mucho que te apetezca deslumbrar a tu amante y estrenar look cada vez que quedas con él, tu pareja empezará a sospechar si cada día te ve con un modelito nuevo, sobre todo si tu estilo se ha vuelto mucho más sexy y atrevido de lo habitual. Sé inteligente y aprovecha toda la ropa bonita que tienes, tu amante no la ha visto.

Exquisita con el móvil
Otro error de principiante y que hará que tu pareja sospeche rápidamente es que empieces a recibir muchos más mensajes, WhatsApp o llamadas. Y, sobre todo, que te escondas para contestarlos. Si tu amante está en tu agenda de contactos, cámbiale el nombre por el de una amiga para que tu chico no desconfíe cuando aparezca en la pantalla. Pero el truco de la amiga durará poco si no eres lista: ponle un horario de llamadas a tu amante que no coincida con el tiempo que estás con tu pareja, hazte con otro teléfono y otro número secreto, ponle clave de seguridad a tu Iphone o Blackberry para que sólo tú puedas utilizarla o hazte con la aplicación iTrust para no dejar rastros de mensajes en tu iPhone y además descubrir a quien lo mire a tus espaldas. Cuidado también con los mails y mensajes a través de Facebook y otras redes sociales. Tu consigna: eliminar después de leer.
Decálogo de la perfecta infiel

Apática o bomba sexual
Tanto huir del sexo con tu pareja como convertirte de repente en una fiera en la cama le hará sospechar. Si no estás segura de querer dejar a tu chico, intenta mantener la normalidad en vuestras relaciones sexuales y cuídate mucho de no empezar a innovar con las prácticas, posturas y juegos que te ha enseñado tu amante. Si tu affaire te ha despertado la libido de nuevo con tu pareja, habla con él y dile que crees que necesitáis reactivar vuestra vida sexual y que te gustaría probar nuevas cosas en la cama. Pero lo más importante es que nunca descubra que has comprado preservativos, sobre todo si con él no usas. Damos por entendido que eres lo suficientemente elegante como para no engañar jamás a tu pareja sin tomar precauciones.
Decálogo de la perfecta infiel

La excusa del trabajo
Al principio decirle a tu pareja que tienes mucho trabajo y llegarás más tarde o que vas a sacar otra vez al perro colará. Pero si empiezas a hacerlo por sistema, empezará a sospechar muy pronto. Una reunión extra a la semana pase, pero tendrás que reajustar tus horarios y estudiar muy bien los de tu parea para encajar en ellos a tu amante. La hora de la comida en el trabajo puede ser perfecta para que no sospeche, pero cuidado si tu chico es de los de aparecer por sorpresa para invitarte a comer. Si tienes niños, intenta no ponerlos como excusa para quedar con tu amante, tu pareja nunca te lo perdonaría si te llega a descubrir.
Decálogo de la perfecta infiel

Discreta y elegante
No sólo no juzgamos los motivos por los que has decidido tener una aventura sino que incluso contemplamos la posibilidad de que te ayude a salvar tu relación. Por eso mismo tienes que ser exquisitamente discreta: los únicos que debéis saber que estáis teniendo un affaire sois tu amante y tú, ni siquiera tus amigas. Jamás expongas a tu pareja yendo con tu amante a lugares donde te puedan reconocer o se lo cuentes a gente que le conozca. Ya que le estás traicionando, mantén su privacidad y su imagen pública, no hay nada que duela más que descubrir que lo sabía todo el mundo menos tú.

Sigue leyendo en Elle