Se debe hacer justicia. A ninguno nos cabe duda de que debe ser así, pero no siempre se hace bien, a veces se cometen grandes errores judiciales que cuestan años de cárcel a personas totalmente inocentes.
Si han sido condenados a una pena privativa de libertad, aunque tarde y mal, en muchos casos se puede aclarar el asunto y quedar de nuevo en libertad.
Si por desgracia fueron condenados a muerte, el error judicial es irreversible.


Vía HusmeandoPorLaRed

Lo más preocupante de los errores judiciales es que cualquiera de nosotros podríamos ser víctima de alguno de ellos y ser encarcelados de forma injusta. Las personas citadas a continuación eran personas tan normales y corrientes como lo podemos ser usted y yo.
En muchos de los casos que puedes ver a continuación, la exoneración de los crímenes ha sido posible gracias a las modernas técnicas de identificación por ADN, técnicas que en muchos casos no existían cuando algunos fueron condenados.
Si estas personas hubieran cumplido su injusta condena en una cárcel noruega, seguramente, a pesar de todo, quizá hubiera sido algo más llevadero, pero no fue así.

 

1. Condenado injustamente por asesinar a sus siete hijos.

Liberados tras errores judiciales

James Richardson, de 77 años de edad, es un hombre natural de Florida que acaba de regresar a su ciudad natal, Arcadia, donde en 1967 fue condenado injustamente y encarcelado por las muertes por envenenamiento de sus siete hijos. Pasó 21 años encarcelado por el atroz delito, sus hijos murieron envenenados por la mezcla de pesticidas con la comida.  Fue detenido y acusado por la fiscalía de haber matado a sus hijos para cobrar el seguro, sin embargo, años más tarde, la mujer que cuidaba de los niños de Richardson mientras él y su esposa iban a trabajar, confesó el crimen, por lo que Richardson fue puesto en libertad.

2. Joven jugador de béisbol condenado por asesinato.

Liberados tras errores judiciales
Tan solo unos días antes del que se suponía que iba a ser el debut como lanzador de los Tigres de Detroit en 1981, un joven jugador de béisbol con mucho talento de 21 años de edad fue detenido y acusado de asesinato en Florida. William Dillon, ahora de 53 años, fue condenado por el crimen. Supuestamente fue visto en la playa en la que se encontró el cuerpo, a pesar de tener una coartada fiable. No sirvió de nada, ya que un preso, en un ardid para rebajar su condena, mintió y dijo que Dillon le había confesado el asesinato mientras esta a la espera de juicio. Después de estar 27 años tras las rejas, Dillon fue exonerado del delito y quedó libre gracias a la ayuda de las pruebas de ADN y al Proyecto Inocencia, una organización dedicada a investigar casos de personas injustamente condenadas.

3. El primero en ser excarcelado tras estar en el corredor de la muerte.

Liberados tras errores judiciales
Muchas personas han quedado libres de la cárcel tras encontrarse nuevas pruebas que han demostrado su inocencia, pero tan sólo hay un hombre que fue fue exonerado tras estar en la sección de condenados a muerte. Kirk Bloodsworth estaba en el corredor de la muerte cuando fue puesto en libertad gracias a unas pruebas de ADN. Fue condenado por la violación y asesinato de una niña de 9 años de edad, en Baltimore, Maryland, en 1985, y pasó casi nueve años en prisión – dos de ellos en el corredor de la muerte – hasta que su abogado encontró la manera de que se realizaran pruebas de ADN, gracias a lo cual se liberó a Kirkblood y la policía pudo encontrar al verdadero asesino

4. Libre tas ser condenado a cadena perpetua.

Liberados tras errores judiciales
En 1994, Robert Dewey fue condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional por un delito que nunca cometió. Fue puesto en libertad 17 años más tarde, cuando la tecnología del ADN pudo demostrar que nada tuvo que ver con el asesinato por estrangulamiento de una joven mujer de 19 años de edad, en Palisade, Colorado. Dewey fue compensado económicamente por el tiempo pasado en prisión, pero ciertas cosas no hay forma posible de compensarlas, como el no poder asistir al funeral de su único hijo. Dewey se perdió, además del entierro de su hijo, el nacimiento de sus nietos. Y todo por un delito que no cometió. 

5. Liberado cuando estaba a punto de ser ejecutado.

Liberados tras errores judiciales
Dos adolescentes fueron asesinados a tiros en unas gradas con vistas a una piscina en el Parque Washington, en el South Side de Chicago, en 1982. Anthony Porter fue acusado, condenado y sentenciado a muerte por el crimen. Cincuenta horas antes de que Porter fuera ejecutado con una inyección letal, la Corte Suprema suspendió la ejecución, citando una investigación que aseguraba que su nivel de inteligencia era demasiado bajo como para que entendiera lo que estaba pasando. La suspensión permitido una investigación más completa del caso de Porter, lo que llevó a la retractación del testimonio de un testigo clave que alegó que había sido presionado por la policía para que identifircara a Porter como asesino tras 17 horas de interrogatorio. El verdadero asesino fue encontrado, detenido y condenado. Anthony Porter fue puesto en libertad en 1999.

6. Liberado tras casi 20 años en prisión gracias a la marca de una mordedura.

Liberados tras errores judiciales
¿Quién podía imaginar que gracias a algo tan pequeño como una marca de mordedura se pudiera revocar una condena por asesinato de un hombre encarcelado durante casi dos décadas?. Una chica de 19 años de edad fue encontrada muerta en una zanja en New Jersey en 1994 y Gerard Richardson se convirtió en el sospechoso de ser el autor del crimen. La fiscalía utilizó como prueba para condenarlo la marca de una mordedura. Pero estaban equivocados. Pruebas de ADN realizadas gracias a la organización Proyecto Inocencia lo demostraron en octubre de 2013.  La nueva prueba demostró que la marca de mordedura utilizada para condenar a Richardson pertenecía a otro hombre. Después de casi 20 años tras las rejas, Richardson era un hombre libre. Richardson no habría podido optar a la libertad condicional hasta mayo de 2025.

7. 35 años encarcelado y liberado gracias a las pruebas de ADN.

Liberados tras errores judiciales
Imagínate el vuelco que puede dar tu vida al ser encerrado en una cárcel durante 35 años de tu vida … por un crimen que nunca cometiste. Eso es lo que le pasó a James Bain, un hombre de Florida que fue injustamente condenado a cadena perpetua por allanamiento de morada, secuestro y violación en 1974. Bain mantuvo su inocencia desde el primer día, pidiendo a los tribunales que realizaran la prueba de ADN cuando esta estuvo disponible. Una organización no lucrativa llamada  Proyecto Inocencia de Florida que se dedica a ayudar a exonerar a condenados injustamente, escuchó su caso y decidió ayudarlo. Es una buena hora lo hicieron. Las pruebas de ADN demostraron que Bain nunca pudo haber cometido la violación, y ocho meses más tarde él era un hombre libre. Los 35 años que Bain pasó encerrado es el tiempo más largo que una persona ha estado en prisión hasta finalmente ser liberado gracias a pruebas de ADN. Bain recibió 1,7 millones de dólares del Estado en compensación por el error cometido.

Revisa el resto aquí