Cuarto retiro en la cornisa: por qué se arriesga su aprobación si se vota después de las presidenciales

Con el rechazo del proyecto en el Senado por apenas un voto, la iniciativa derivó a una Comisión Mixta que retrasaría su despacho a ley para después de los comicios del 21 de noviembre. Junto al costo político que implica que la abanderada de Nuevo Pacto Social, Yasna Provoste, no pueda alinear a su propio sector -el rechazo de su colega DC, Carolina Goic, fue decisivo-, entonces la tramitación de la iniciativa ya no tendrá los "incentivos electorales" de los parlamentarios que van a la reelección y que necesitan de la popularidad de un nuevo retiro de las AFP.

El paso por el Senado del proyecto que permite un cuarto retiro de fondos de las AFP ha sido un fracaso para sus promotores. A pesar de lograr los dos votos que la oposición necesitaba de la derecha para su aprobación -los senadores RN Manuel José Ossandón y Marcela Sabat-, la iniciativa fue rechazada, debiendo resolverse en una Comisión Mixta debido a las diferencias de criterio entre la Cámara Alta y la Cámara de Diputados.

El problema que preocupa al sector opositor es que con la conformación de esta comisión, es altamente probable que el proyecto se tramite después de las elecciones del 21 de Noviembre, donde junto a las definiciones presidenciales, varios parlamentarios en ejercicio se jugarán su reelección.

Esta preocupación quedó reflejada en un tweet del diputado Marcelo Díaz (Unir), quien apuntó que “si el Senado no informa hoy (martes 9 de Noviembre) de su rechazo a la Cámara de Diputados, el proyecto no podrá avanzar antes de las elecciones”.

Ante eso, el mismo Marcelo Díaz profundizó: “el Senado debiese notificar hoy (martes 9) a la Cámara de Diputados para que se de cuenta en la sesión de mañana y se pueda nombrar a los diputados que van a integrar esa Comisión Mixta, para que se puedan reunir en cuanto el Senado la convoque”. 

De todos modos, otra fuente de la Cámara explica que el oficio podría llegar en la mañana de este miércoles 10 de Noviembre.

Según el diputado Marcelo Díaz “lo más probable es que el cuarto retiro quede postergado para después de las elecciones presidenciales. Yo me temo que ese es un escenario muy desfavorable para la aprobación del proyecto“.

A lo anterior, Díaz agrega que “lo más probable es que el cuarto retiro quede postergado para después de las elecciones presidenciales. Yo me temo que ese es un escenario muy desfavorable para la aprobación del proyecto, y por tanto aquello que pedimos, que el cuarto retiro se votara antes de la elección presidencial, simplemente no se cumpliría”.

De todos modos, el escenario tiene una complejidad adicional: la próxima semana -previa a la elección- es distrital. Esto hace que incluso si la Comisión Mixta se conformara esta semana, la tramitación del proyecto quede para después del 21 de noviembre.

Un parlamentario opositor comenta fuera de micrófono que la única forma de tramitarlo antes de los comicios presidenciales y parlamentarios, sería que la mesa de la Cámara convoque a sesionar para seguir la tramitación de la Ley de Presupuesto 2022. En ese caso, la idea sería agregar la tramitación del Cuarto Retiro a esa ley para que alcance a ser tramitado antes de las elecciones. Incluso, considera que podrían sesionar el sábado antes de la elección, si fuese necesario.

Un diseño que se encuentra entre los cálculos de los parlamentarios de la oposición, aunque su viabilidad política para concretarlo es incierto, reconocen las fuentes.

El costo del retiro para Provoste y los efectos de la acusación contra Piñera

La derrota del cuarto retiro en la Cámara Alta tuvo a la senadora Carolina Goic (DC) como protagonista de la jornada. Esto, porque los senadores de Chile Podemos Más que van a la reelección, Manuel José Ossandón y Marcela Sabat, se alinearon para aprobar la iniciativa -ambos compiten en la misma lista-, pero el voto de la senadora falangista desechó la posibilidad de aprobar un nuevo retiro de los ahorros previsionales.

Otros votos oficialistas que estaban buscando en la oposición, eran de los senadores UDI Iván Moreira y David Sandoval, quienes habían aprobado retiros anteriores. Sin embargo, esta vez el factor electoral jugó en contra de la candidata presidencial de Nuevo Pacto Social y senadora DC, Yasna Provoste.

Al argumentar su abandono de la sesión donde se discutía el Cuarto Retiro -limitando en un acto performático-, Moreira apeló a boicotear la apuesta de Provoste, sentenciando que él no se prestaría “para coronar a ciertos candidatos al altar de la Presidencia”.

Durante la tramitación del proyecto en el Senado, el factor electoral jugó en contra de Provoste. Iván Moreira, argumentó que él no se prestaría “para coronar a ciertos candidatos al altar de la Presidencia”

Lo anterior, además, fue interpretado en la oposición como la negativa de sectores oficialistas que tenían cierta apertura a aprobar un nuevo retiro, a aparecer en la foto con la oposición en el mismo día donde prácticamente se degradó la figura del Presidente Piñera durante las 15 horas de una sobrehumana intervención del diputado Jaime Naranjo (PS) en la defensa del libelo revocatorio contra el Mandatario por su vínculo a la compraventa de la minera Dominga en el 2010. El costo, advierten las fuentes, era demasiado alto para el oficialismo.

Lo complejo de este escenario pasa justamente por la candidatura de Provoste, ya que la abanderada DC impulsó la aprobación del proyecto, asumiendo personalmente la articulación de los apoyos a la moción entre sus pares. Sin embargo, el voto de Goic puso en jaque su liderazgo al interior de la coalición de centro izquierda.

En ese contexto, fue la propia presidenta de la Democracia Cristiana, Carmen Frei, quien salió a marcar la postura del partido.

Carmen Frei defendió el rol articulador de su abanderada presidencial, Yasna Provoste: “Ha demostrado que su liderazgo es convocante, que no busca imponer, sino más bien persuadir”.

A través de un comunicado, Frei intentó defender a su candidata de lo que a todas luces fue una derrota. “Yasna Provoste fue capaz de convocar a una parte sustantiva de los senadores de oposición. Ha demostrado que su liderazgo es convocante, que no busca imponer, sino más bien persuadir como corresponde a una democracia”, dice un extracto de la declaración.

Ahora, si Provoste quiere salvar su apuesta, tendrá que presionar para que se apruebe el informe de la Comisión Mixta y en ambas cámaras en menos de once días. Sin embargo, hay quienes ven esa misión con algo de voluntarismo, ya que varios parlamentarios quieren rechazar la iniciativa y la única forma que tienen de hacerlo en calma, es que se tramite después de la elección. Ahí ya no habrá la presión electoral ante una medida que -pese a sus efectos económicos-, sigue contando con una alta popularidad.

En este sentido, el diputado Leonardo Soto (PS) afirma a The Clinc: “hay que sincerar el debate. En el Senado hoy día existe mucho interés para que se retrase la votación en particular del cuarto retiro y desplazarlo hacia después de las elecciones presidenciales, cuando todos sabemos, y es algo que no quiere reconocer el Senado, que eso es sinónimo de rechazar”, dice el parlamentario, candidato a la reelección por el distrito 14.

Después de esa fecha desaparecen los incentivos electorales con los parlamentarios que están concursando a la reelección, fortaleciendo a quienes se oponen a este proyecto”, agregó el parlamentario.


VOLVER AL HOME

The Clinic Newsletter
Comentarios