Piñera invita a Golborne a formar parte de su nueva Fundación

El Presidente Sebastián Piñera avanza a toda máquina en la creación de un centro que permita agrupar al piñerismo y forjar la nueva derecha. El hito será el seminario del 6 de enero con los parlamentarios jóvenes, pero también se mueve en otras direcciones. Hace un par de semanas, por ejemplo, invitó a participar al ex candidato presidencial, Laurence Golborne, quien quedó de evaluar la oferta, aunque en su entorno dudan de que quiera trabajar otra vez con el jefe de Estado.

El 6 de enero es la fecha que escogió el Presidente Sebastián Piñera para realizar un seminario para los parlamentarios sub-45 de la derecha. El evento será la avanzada del jefe de Estado de la fundación que busca proyectar la obra de su mandato y que ya está en marcha porque el plan es que la entidad esté funcionando cuando abandone La Moneda en marzo del próximo año.

Se trata de un organismo, sostienen cercanos al Mandatario, que busca competir en influencia con Libertad y Desarrollo y el Instituto Libertad (ligados a la UDI y RN respectivamente) y capturar a los profesionales jóvenes que ingresaron al Ejecutivo y que no tienen militancia. Por lo mismo una de sus misiones es asesorar legislativamente a la Alianza, en su rol de oposición, durante los próximos cuatro años. El papel clave dado que el sector liberal representado por Piñera se convertirá en la llave de las reformas que busca impulsar la electa jefa de Estado, Michelle Bachelet, y que requieren de quórum calificado.

Además de las nuevas generaciones, Piñera también busca atraer a otras figuras que fueron ministros durante su administración. Así a la organización que está a cargo de Cristián Larroulet se sumarían personeros como la portavoz Cecilia Pérez –muy cercana a la senadora Lily Pérez, de quien fue jefa de gabinete- y hace unas semanas el jefe de Estado se contactó también con el ex candidato presidencial Laurence Golborne a quien invitó a colaborar con la iniciativa.

La información fue confirmada a The Clinic Online por el otrora secretario de Estado quien aseveró que se trató de un diálogo en el marco de su derrota por la senatorial en Santiago Oriente y donde no ahondaron en mayores detalles, ya que sólo le propuso que mirara con calma la posibilidad de integrarse. Según Golborne es una alternativa a “evaluar” para su futuro. Otra de las posibilidades que baraja es aceptar miliitar en la UDI, como le han pedido desde la directiva.

Como sea, la convocatoria a Golborne calza con lo que Piñera pretende proyectar a través de esta Fundación: una “nueva derecha” desligada del mundo militar, con “legitimidad democrática” y que dé cabida a figuras de recambio. En cualquier caso, que Golborne se integre es complicado ya que su relación con el Gobierno no quedó en buen pie tras su bajada de la carrera presidencial en la que maniobró el titular de Interior, Andrés Chadwick.

“Es bien difícil que se vaya por ese lado”, confidencia un cercano al ex gerente general de Cencosud.

Otros de los llamados a defender el legado del Ejecutivo serían su estrecho asesor, Ignacio Rivadeneira, Daniel Platovsky, Rodrigo Hinzpeter y parlamentarios como Karla Rubilar y Joaquín Godoy, es decir, los piñeristas duros.

LOS MOVIMIENTOS DE PIÑERA

Más allá de si Piñera logra integrar o no a Golborne, lo que está claro en la derecha es que el jefe de Estado está construyendo una plataforma que le sea útil en su plan de retorno a La Moneda en 2017, en especial luego de que Renovación Nacional eligió en Santiago a dos senadores con interés en competir por la posta presidencial: Manuel José Ossandón y Andrés Allamand.

Según fuentes de RN esta situación podría motivar a Piñera a convertir su fundación en un partido propio de corte liberal que lo proclame sin competencia, pero desde el ala liberal descartan que ese sea el plan. “Lo ideal es encontrar cabida para una derecha más inclusiva en el interior de RN, no fuera”, recalca la senadora Lily Pérez.

Pero más allá de las intenciones de aunar posiciones y evitar una ruptura entre las dos almas de la derecha, lo concreto es que hasta ahora la directiva partidaria ha estado dominada por Carlos Larraín, del ala conservadora, y el plan del dirigente es continuar a la cabeza del partido y que éste sea encabezado por Allamand, lo que hace inviable para el piñerismo el no romper filas.

The Clinic Newsletter
Comentarios