El diputado Patricio Vallespín (DC) calificó este martes como “una buena noticia” la decisión del Tribunal Constitucional (TC) de acoger a estudio y análisis el requerimiento contra el decreto 153 del Ministerio de Economía, que reglamenta el consentimiento forzoso de los contratos de adhesión de productos y servicios financieros.

El requerimiento interpuesto por 21 parlamentarios de la Nueva Mayoría, pide la inconstitucionalidad de la normativa, publicada en el Diario Oficial el 19 de diciembre. El diputado de la DC lamentó, en todo caso, que el TC no dictara una medida precautoria que frene el reglamento.

“Esperamos que el resultado de esta iniciativa sea que este decreto quede sin efecto para que los consumidores no sean, una vez más, abusados por las instituciones bancarias y del retail, debiendo aceptar alzas prácticamente impuestas y sin posibilidad cierta de poder oponerse”, afirmó el legislador falangista.

Vallespín informó que esperan una favorable acogida “en defensa de los millones de consumidores que podrían verse afectados con alzas en comisiones” agregando que “este reglamento del Ministerio de Economía es un claro retroceso y la verdad es que puede borrar, de un plumazo, todos los derechos ganados por las legítimas demandas ciudadanas”.

El diputado informó que “la iniciativa acogida por el Tribunal Constitucional se dirige en contra de aquel reglamento como un todo y a cada una de las normas que lo componen (…) porque significa una desprotección del contratante más débil en las relaciones contractuales en el ámbito financiero, vulnerando los deberes de protección”, según indica el documento.

Vallespín agregó que “el reglamento consagra el abuso del sector financiero hacia los consumidores con una especie de consentimiento unilateral, a pesar de que en lo formal se le pregunta a los clientes. Indudablemente se deja a los consumidores en una situación de indefensión otorgando un poder desmedido a las empresas en un hecho que afecta a más de 19 millones de tarjetas”.