(En la foto el ministro Juan Cristóbal Mera, uno de los sancionados)

En una decisión inédita la Tercera Sala de la Suprema sancionó de oficio a tres ministros de la Corte de Apelaciones de Santiago por desobedecer una orden emanada del Tribunal Constitucional (TC), en el marco de un recurso de queja presentado por La Segunda en contra de la Fiscalía Nacional para acceder a información sobre auditorías internas.

De acuerdo al fallo al que accedió The Clinic Online, los magistrados acordaron que se les imponga una “anotación de demérito” en la hoja de vida a Juan Cristóbal Mera, Marisol Rojas Moya y el abogado integrante Bernardo Lara, todos miembros del tribunal de alzada capitalino.

La determinación de mayoría para castigar fue de los ministros Sergio Muñoz (actual presidente) Héctor Carreño y Pedro Pierry. En tanto el voto contrario fue de María Eugenia Sandoval y del abogado integrante Arnaldo Gorziglia.

La historia que derivó en este duro castigo comenzó cuando el diario La Segunda, el 26 de julio de 2012, recurrió a la Corte de Santiago porque la Fiscalía Nacional le negó el acceso a una serie de auditorías de gestión interna sobre “incautaciones de dinero y bienes de los años 2005 a 2007 y la revisión de gestión de incautaciones de dinero y especies de 2008 a 2011”.

Ese mismo día el matutino recurrió al Tribunal Constitucional. Ello con el fin de que se analizara -antes de que la Corte viera el fondo del recurso- la constitucionalidad de las normas invocadas por el Ministerio Público para rechazar la entrega de información.

Pues bien, de acuerdo al fallo de la Suprema Mera, Rojas y Lara no hicieron bien la pega afectando la debida tramitación, cometiendo una falta y abuso en el uso de su ministerio, ya que conociendo de la orden del TC la omitieron y fallaron en contra de La Segunda.

Básicamente, la sanción impuesta de oficio por la Suprema implica que su hoja de vida quedará para siempre con una mácula, por ningunear al TC.