Luis García Huidobro y su renuncia a la Iglesia: “No es lo mismo un Luchsinger muerto que un Catrileo muerto”

El religioso pro mapuche Luis García Huidobro anunció ayer en Facebook que renunciaba a la Compañía de Jesús y a la iglesia para “aprender a tener la tierra como madre y no como fábrica de plata”. A través de una pequeña carta manifestó que “aquel que constantemente sienta objeción de conciencia con lo que se le manda, tal vez debe buscar otro lugar donde servir al Señor”.

En conversación con The Clinic Online, García Huidobro aclara que “no soy sacerdote, mis compañeros de generación se ordenaron hace un par de años y yo no quise ordenarme de cura porque hay un conflicto político, filosófico y religioso porque hay una concepción occidental en la Iglesia, que es invasora y explotadora de la tierra”.

Consultado sobre los motivos de su publicitada renuncia a través de Twitter y Facebook, García Huidobro manifestó que “somos muchos los cristianos que no tenemos lugar en la Iglesia Católica, admiro a los que tienen estómago para seguir dando la pelea dentro de la institución, no todos tenemos la personalidad de equilibrista para seguir dentro”.

El ex jesuita agregó que en su decisión hay una mezcla personal e ideológica: “esto siempre es algo similar, lo personal y lo ideológico siempre está conectado, en todas las relaciones humanas y sobre todo en la Iglesia”.

Respecto a la relación de la Iglesia con las comunidades indígenas, Lucho como lo conocen en el sur, explicó que “en todos lados hay dos iglesias diferentes, está la iglesia de base y esta la iglesia de los Obispos, la iglesia de base es más bien solidaria con los movimientos sociales y se hace siguiendo el ejemplo de Jesús. Pero por otro lado los obispos funcionan en el marco del poder establecido. Esa es la otra iglesia, solo hay contadas excepciones como el Obispo Chomalí (Arzobispo de Concepción) o el Obispo Luis Infanti (Aysén), con quienes tuve una buena relación”.

En la misma línea, García Huidobro dice que “yo no tengo problemas con la iglesia de base, pero uno entenderá que como religioso jesuita tiene relación con el clero y yo no quiero esto para mi vida, no quiero esa relación”.

El ex religioso señala que hay un hecho en particular que le aceleró su decisión de salirse de los jesuitas y de la iglesia. “En una entrevista con el Obispo de Temuco se me dijo que para tener una relación con las comunidades mapuche yo tenía que incorporarme a un trabajo bajo su jurisdicción. Pero el tema es que yo a él no le reconozco ninguna jurisdicción bajo el territorio mapuche, con suerte tiene una jurisdicción sobre el estado de Chile. Lo que yo reconozco es la autoridad espiritual de los machis y de los lonkos en el territorio mapuche y no la de los obispos, por eso es que me estoy saliendo”.

Sobre su futuro, García Huidobro dice que no ha pensado concretamente qué hará pero dice que “quiero empaparme con la cosmovisióm y la vida en la tierra, no es tan fácil sacarse de encima el chip occidental de la tierra como fábrica y estoy en proceso de aprender y retomar la visión mapuche sobre esto.

Respecto al bullado caso de Celestino Córdova, el ex religioso señaló que “No es lo mismo un Luchsinger muerto, que un Catrileo muerto por cómo la justicia trata estos casos y el impacto mediático que causan”.

Consultado por cómo ve la situación de las comunidades indígenas con el próximo gobierno, García Huidobro asegura que “va a haber una gran diferencia pero no tiene que ver con la voluntad del gobierno entrante sino con la fuerza del pueblo mapuche en la reivindicación de sus demandas”.

En la misma línea manifestó que “con el tema mapuche en la Nueva Mayoría, la Concertación y la derecha no hay una diferencia muy sustancial. Ambos están atados al aporte económico de los Matte y los Angelini que son los dueños del territorio”.

Agrega: “si el movimiento va agarrando volumen, Bachelet se va a ver entre la espada y la pared entre los intereses de los Matte y Angelini y la fuerza del movimiento”.

García Huidobro aprovechó también de repasar al nuevo cardenal chileno: “Qué voy a decir de Ezzati que no se haya dicho. He tenido muy poca experiencia personal con Ezzati, pero lo que sí voy a decir es que en una huelga de hambre de presos mapuche en que hizo de mediador, él fue garante de los compromisos y luego de desentendió de esto sin contestar ni siquiera los teléfonos cuando fue requerido”.

Respecto a su anuncio de querer formar familia con una mujer mapuche, García Huidobro cuenta que “lo primero que tengo que hacer es tener tierra, porque si vivo en la tierra de la mujer corro el riesgo de que sus hermanos me echen a patadas, el problema es que hoy la tierra está tan escasa por el tema de la usurpación”.

Comentarios