Un informe elaborado hoy por China sobre el estado de los derechos humanos en EE.UU., que la potencia asiática realiza anualmente en respuesta a uno similar de Washington de índole mundial, asegura que el país norteamericano “es el mayor violador de los derechos humanos de los no estadounidenses”.

“Nuestro objetivo es decirle a la gente que Estados Unidos, que quiere ser ejemplo de otros países en cuanto a derechos humanos, no cumple los requisitos para defender esa posición”, enfatizó hoy el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Qin Gang, en una rueda de prensa diaria en Pekín.

La Oficina de Información del Consejo de Estado de la potencia asiática emitió hoy el señalado informe sobre los derechos humanos en Estados Unidos, el llamado “libro blanco”, que fue publicado por tomas a través de la agencia oficial Xinhua.

El texto responde, como es costumbre, al balance que anualmente realiza el Departamento de Estado de EE.UU. sobre los derechos humanos en el mundo, que fue publicado ayer, jueves, y que subraya, en el caso de China, que el gigante asiático continúa reprimiendo a organizaciones e individuos que trabajan por los derechos civiles.

El documento del Departamento de Estado esadounidense incide especialmente en denunciar la situación en las regiones autónomas de Xinjiang y Tíbet, pese a haber puesto fin a campos de reeducación y relajado la política del hijo único.

“Una vez más, reprueba a China por su situación de los derechos humanos. Pienso que la población china está en mejor posición para evaluarlo. Estados Unidos siempre realiza comentarios irresponsables sobre los asuntos de otros países pero se calla sobre los suyos”, adujo Qin.

“Esto es otro típico caso de doble moral. Nos gustaría trabajar desde el principio de la igualdad y el respeto mutuo y mantener un diálogo sobre los derechos humanos con otros países, pero estamos firmemente en contra de la interferencia en asuntos internos”, añadió.

En diferentes apartados, que abarcan desde el contexto socioeconómico a la discriminación racial en EE.UU., el informe chino subraya que en 2013 “todavía había muchas irregularidades” en este área en el país norteamericano, y enfatiza algunas en particular.

La Agencia Nacional de Seguridad (NSA) espió las conversaciones telefónicas de 35 líderes de otros países y recopiló 5.000 millones de hilos de información cada día a través de su sistema de vigilancia global, recuerda el informe chino, en referencia a los documentos filtrados por el exagente de la NSA Edward Snowden el pasado año.

El dossier chino denuncia la “larga cifra de víctimas mortales” debido a las operaciones con drones estadounidenses y en concreto señala que desde 2004 han muerto 926 civiles en Pakistán.

Añade que Estados Unidos “tortura a los prisioneros en otros países o regiones” y hace hincapié en que “los derechos humanos de los presos de Guantánamo están seriamente dañados, con muchos de ellos encerrados indefinidamente sin que haya un juicio”.

Por otra parte, denuncia detenciones ilegales cometidas por la CIA o el confinamiento en solitario al que se somete a cerca de 80.000 presos en Estados Unidos, según sus estimaciones.

En otro orden de cosas, indica que EE.UU. “todavía se enfrenta a una grave situación de desempleo”, que la brecha entre ricos y pobres “es cada vez más grande” o que el país “sigue sin ratificar algunas convenciones de la ONU en materia de derechos humanos”.

Con parte del contenido similar al de años anteriores, el informe chino denuncia la “rampante violencia con armas de fuego” e incluso el sistema democrático estadounidense, cuyas elecciones, dice, “se han convertido en el juego de unos pocos”.

Mientras el informe estadounidense se remite a los legisladores para que decidan sobre la ayuda exterior que conceden a cada país en función de su situación y sus necesidades, el chino se interpreta cada año como una mera respuesta al primero.