Comparando la declaración de patrimonio que realizó este jueves el ex Presidente Sebastián Piñera con la de 2010, cuando asumió su cargo, existen algunas diferencias. Por ejemplo, ya no aparece como propietario de tres vehículos que declaró en un comienzo, los cuales corresponden a dos automóviles BMW, uno modelo 745/IA4 del año 2002 y un 740/IA del 2001, y un Jeep Chrysler Grand Cherokee de 1996. Además perdió aproximadamente $1.000 millones en uno de sus fideicomisos, según indica La Segunda.

Sebastián Piñera ordenó cambiar los contratos con sus administradores de fideicomiso ciego voluntario (Banco Bice, LarraínVial Corredores de Bolsa, Moneda corredores de Bolsa y BTG Pactual, ex Celfin) con el fin de recibir información sobre el funcionamiento de cada uno con sus platas.

En la rendición, el ex mandatario no solo dio a conocer sociedades en las que es partícipe, sino que también entregó datos sobre los montos de cuenta corriente, de propiedades y de fondos mutuos internacionales. No aparece información sobre la capitalización de las sociedades relacionadas, lo que tampoco se informó cuando entregó su declaración en 2010.

En relación a la modificación de sus fideicomisos ciegos, solicitó entregar al gerente general de Bancard, Nicolás Noguera o Javier Cavagnaro “la información respecto de monto en unidades de fomento que la inversión administrada en virtud del mandato representaba al 11 de marzo de 2010 y a la fecha 11 de marzo de 2014”.

Según La Segunda, sólo existía la respuesta de LarraínVial: “El monto de los valores de la cartera al cierre del día 11 de marzo de 2010 ascendió a UF 300.981 y al cierre del día 11 de marzo de 2014 los valores ascendieron a UF 258.564”, precisa el informe. Es decir, existe una pérdida de UF 42.417, lo que significa una baja de 14% o casi $1 mil millones.