El ministro de Agricultura Carlos Furche, suspendió la modificación a la Ley de Caza que permitía matar a los perros que se encontraran en jaurías de zonas rurales, puesto que las consideraba como especies dañinas.

Según informa La Tercera, el secretario de Estado expresó que se hace necesaria una nueva revisión de la modificación, puesto que no existe acuerdo sobre la aplicación de la medida.

“Se trata de un tema que ha despertado la sensibilidad de la ciudadanía, por lo que consideramos que se deben abrir los espacios de participación ciudadana antes de resolver al respecto”, dijo en un comunicado.

La polémica modificación a la Ley de Caza se justificaba en la postura del SAG, organismo desde el que indican que “las jaurías de perros bravíos son carnívoros que han perdido su condición de domésticos”.

“Por tanto procuran su alimento cazando y generando con esto un fuerte impacto en las poblaciones de animales silvestres, en el ganado doméstico y en aves de corral”, agrega el organismos.