La ministra de Desarrollo Social, María Fernanda Villegas, dio a conocer algunas de las nuevas condiciones con que se calculará y medirá la desigualdad en el país. En la nueva metodología que estudiará los datos, se contempla terminar con la Canasta Básica de Alimentos establecida en 1987 como factor central de medición de la pobreza en Chile.

Además, de manera casi segura, se volverá a trabajar con la CEPAL -el anuncio formal se dará en el transcurso de las próximas semanas-, luego de que el ente internacional decidiera desvincularse de su cooperación en el Estado chileno en 2012. En el segundo semestre de este año se darán a conocer los resultados de la encuesta Casen con su antigua metodología y también con la nueva, con el fin de cotejar resultados.

La Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) experimentará el mayor cambio metodológico desde su instauración en el año 1985, bajo dictadura. Este año el gobierno de Michelle Bachelet dará a conocer las conclusiones de la encuesta con un nuevo marco metodológico, que ajustará la medición a variables más concretas y modernas, según explico la ministra de la cartera de Desarrollo Social. Villegas indicó que el instrumento que mide la desigualdad en el país está “profundamente atrasado” y ya no “puede quedar rezagado”, por lo que los cambios que se introducirán van en la dirección del resto de los países de la región.

En ese sentido la ministra adelantó que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe con casi total seguridad volverá a ser parte de la elaboración y aplicación de la Casen, luego que la institución anunciara su retiro durante el gobierno de Sebastián Piñera, en momento en que surgieron diversas críticas a los datos arrojados por la encuesta 2011. “Queremos que la Cepal vuelva a ser la institución externa calcule y valide la pobreza en nuestro país”, señaló Villegas al tiempo que lamentó la “pérdida de confianza en las instituciones” durante la administración anterior.

La nueva metodología contará con el factor de multidimensionalidad, necesario para entender mejor y bajar a políticas públicas concretas las cifras que determine la Casen, especificó la secretaria de Estado. Además agregó que las informaciones previas indican que los números de pobreza vienen con una tendencia a la bajo, lo que se explica por “la constante que tenemos desde el año 1990 a la fecha”, sostuvo. Sin embargo indicó que una de las prioridades que contienen los cambios anunciados es reducir la brecha de desigualdad para lograr que Chile se sitúe dentro de la media de los países pertenecientes a la OCDE (el organismo ubicó al país como el con mayor desigualdad de ingresos entre ricos y pobres).

Villegas confirmó que, como fecha tentativa, en el mes de septiembre se darán a conocer los resultados de la encuesta Casen 2013 por parte del Centro de Microdatos de la Universidad de Chile: una actualizada con la nueva metodología y la que se venía aplicando, con la finalidad de comparar ambas. Los datos son los mismos, lo que cambia es la metodología con que se miden. Así mismo dijo que la eventual labor que pueda cumplir el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) es importante para “el peso estadístico de la Casen”.

La ministra indicó que la idea del Gobierno es aplicar la encuesta con una periodicidad bianual (durante la primera gestión de Bachelet se aplicó cada tres años). Por lo pronto, afirmó, su gestión se concentrará en aplicar encuestas comunales ya que “hay mucho que avanzar ahí”. Este año no habrá Casen.