La búsqueda del avión malasio desaparecido entra en su día 36 sin nuevas señales

La búsqueda en el océano Índico del avión malasio desaparecido con 239 personas a bordo entró hoy en su trigesimosexto día, sin que la operación internacional haya captado señales acústicas en más de 24 horas.

“No hemos captado sonidos acústicos en las pasadas 24 horas (…) Aviones y barcos informaron ayer que avistaron objetos, pero solo se pudo recuperar un pequeño número. Ninguno provenía del (vuelo) MH370”, dijo en un comunicado el Centro de Coordinación de Agencias Conjuntas, creado por Australia para coordinar esta misión.

Los expertos que determinan la estrategia de búsqueda volvieron a reducir la zona de rastreo para el sábado y seleccionaron un área de 41.393 kilómetros cuadrados situada a 2.331 kilómetros al noroeste de Perth, la capital del estado Australia Occidental.

El viernes se examinó un área de 46.713 kilómetros cuadrados a 2.312 kilómetros al noroeste de Perth.

Nueve aviones militares, uno civil y 14 buques participan en las operaciones esta jornada, en la que los meteorólogos pronostican lloviznas aisladas que reducirán la visibilidad a cinco kilómetros de distancia, vientos del sureste de 10 nudos y mar con oleaje de un metro.

El buque australiano Ocean Shield continuará con su cometido de rastrear las cajas negras con el localizador que lleva a bordo, con la esperanza de volver a reconectar con las señales que captó el 5 y 8 de abril.

“Los AP-3C Orion proseguirán con el barrido acústico, en colaboración con Ocean Shield. El buque oceanográfico (británico) HMS Echo está también trabajando en el área con Ocean Shield”, detalló el Centro de Coordinación.

El objetivo es delimitar y reducir la zona de busca marina lo más posible, y se trabaja contrarreloj porque la batería de las cajas negras dura en general unos 30 días, plazo que venció el lunes pasado.

El vuelo MH370 despegó de Kuala Lumpur con 239 personas a bordo rumbo a Pekín en la madrugada del 8 de marzo y desapareció de los radares civiles de Malasia unos 40 minutos después de despegar, y desde entonces no se ha encontrado resto alguno.

Iban a bordo del Boeing 777-200er 153 chinos, 50 malasios, siete indonesios, seis australianos, cinco indios, cuatro franceses, tres estadounidenses, dos neozelandeses, dos ucranianos, dos canadienses, un ruso, un holandés, un taiwanés y dos iraníes que utilizaron los pasaportes robados a un italiano y un austríaco.

La Policía malasia ha dicho que no considera a los 227 pasajeros responsables en los supuestos de secuestro, sabotaje o de alguna acción causada por problemas personales o sicológicos, y sigue investigando a la tripulación de nacionalidad malasia y también contempla la posibilidad de un fallo técnico.

The Clinic Newsletter
Comentarios