El panorama para los Luksic en Paine se pone cada día más color de hormiga, luego que el ministerio de Obras Públicas rechazara la propuesta de la CCU para tener acceso a la planta desde la autopista Acceso Sur. Según el oficio al que accedió The Clinic, el proyecto no cumplía con las observaciones que les hizo el MOP ni tampoco con las bases de licitación. Una batalla perdida para la cervecera, que tenía todas sus expectativas en que el ministerio que fiscaliza todos los accesos de la autopista, les diera una entrada y salida directa a todos los vehículos de la planta en el fundo Santa Amalia, ubicado en el kilómetro 46 del Acceso Sur.

– Acá la CCU presentó dos enlaces que no cumplían los requisitos. Y aunque los cumpliera, no vamos a tener más accesos adicionales a los que ya existen. Si hay un interés público para realizar una obra, como por ejemplo, una pasarela o modificaciones para evitar congestión, lo aprobaríamos. Pero esto es un interés privado de una empresa que no beneficia a las poblaciones aledañas – aclaran fuentes internas del MOP.

La autopista Acceso Sur es particularmente difícil de modificar para las empresas. Además de la necesidad de un interés público para intervenirla, también cuenta con Resolución de Calificación Ambiental (RCA), por lo que todo proyecto que pretenda instalarse, debe cumplir las obligaciones ambientales que la Conama estime necesarias.
-Con el rechazo a su propuesta, ellos tienen que presentar una nueva solución vial. Y eso toma tiempo. El MOP no va a aceptar ninguna solicitud nueva que implique modificaciones al Acceso Sur ni tampoco expropiará terrenos a favor de la empresa– comenta la misma fuente dentro del MOP.


Pero el ministerio de Obras Públicas no es el único organismo que le está poniendo trabas al proyecto. Hasta el momento, de los 16 organismos que participan en la tramitación de la Declaración de Impacto Ambiental, cuatro han insistido que el proyecto debe evaluarse con un Estudio de Impacto Ambiental (EIA): el ministerio de Agricultura, Medio Ambiente, Transporte y el Servicio Agrícola y Ganadero. Además, la Municipalidad de Paine señaló mediante una resolución el pasado 14 de abril, que el proyecto es “incompatible con el desarrollo y crecimiento del territorio y su comunidad”.

-Hay elementos concretos más que suficientes que indican que el proyecto debe ser rechazado en función de las evaluaciones que han hecho los servicios y que no se justifica seguir insistiendo en que la empresa acompañe más información- asegura Álvaro Toro, abogado representante del movimiento “No a la CCU”.
El movimiento “No a la CCU” de Paine tampoco ha usado de manifestarse. El mes pasado funaron la junta de Accionistas de la empresa y lograron una entrevista de más de una hora con Andrónico Luksic. Además, se contactaron directamente con los servicios públicos claves en la tramitación del proyecto. Aceptan que es un avance importante, pero asumen que falta más definición en las decisiones.

– Hasta el momento las observaciones de los servicios no son resolutivas, falta una nueva ronda de respuestas de la CCU y además, las respuestas a las 300 consultas de la comunidad – explica la vocera del movimiento, Marcela Rojas.
La mayor aspiración del movimiento “No a la CCU” es que el Comité Técnico vote no a la instalación definitiva de la planta. “Sólo en ese momento podremos descansar, pero cualquiera que sea el escenario vamos a seguir luchando”, asegura Marcela Rojas.