Tras un complejo operativo de Carabineros y Gendarmería, el machi Celestino Córdova volvió a la cárcel de Temuco, luego de haber recibido un tratamiento de estabilización por la huelga de hambre que hizo tras ser condenado a 18 años de prisión por el delito de incendio con resultado de muerte del matrimonio Luchsinger MacKay.

Según consignó BíoBío, Córdova fue llevado al Hospital Intercultural de Nueva Imperial tras deponer la medida de presión, donde perdió cerca de ocho kilos.

Esta noche fue dado de alta y trasladado en un amplio operativo en un convoy de Gendarmería y escoltado por dos patrullas de Carabineros, un vehículo civil de Gendarmería y una patrulla del GOPE.