Los asesinatos más horribles de los provida estadounidenses

Desde que el aborto ha sido legal, sobre todo en Estados Unidos han existido grupos radicales autodenominados como “provida”. Por la vida del “que está por nacer”, pero no del que ya nació: colocación de bombas, amenazas con ántrax, y secuestros se encuentran entre las actividades más comunes contra doctores y clínicas que realizan abortos en los países donde es legal, pero particularmente en Estados Unidos

Según estadísticas de la Federación Nacional de Aborto, desde 1977 en Canadá y Estados Unidos han habido 17 intentos de asesinato, 153 incidentes de agresiones o golpizas, tres secuestros y 383 amenazas de muerte cometidos contra personas que trabajan en el servicio de proveer abortos.

El asesinato “justificado”

El doctor David Gunn había obtenido su título médico de la Universidad de Kentuchy, en Estados Unidos. Después de eso llegó a Alabama, donde proveía abortos en una pequeña localidad rural. En 1993 Gunn estaba trabajando en una clínica en Florida donde el 10 de marzo recibió tres disparos por la espalda de parte de Michael Griffin. Un año después Griffin fue encontrado culpable de asesinato y condenado a cadena perpetua. Sin embargo, el caso generó que 30 líderes “provida” firmaran y publicaran la Declaración de Primera Acción Defensiva en la que no sólo justificaron el “uso letal de la fuerza” de Griffin sobre Gunn sino que también señalaron que era justo “tomar cualquier medida necesaria para defender la vida humana inocente, incluido el uso de la fuerza. Proclamamos que cualquier uso de la fuerza que sea legitimado para defender a un niño nacido, es legítimo para defender la vida de un niño no nacido”.

Este caso también motivó al presidente Bill Clinton a publicar el Acta de Libertad de Acceso a las Entradas de Clínicas, que prohíbe cualquier acto que impida físicamente o amenace a alguien que intente ingresar a una clínica en busca de servicios de salud en medicina reproductiva. También prohibió el acoso, amenazas y daños contra funcionarios y contra las clínicas que realizan abortos.

El reemplazante
Luego del asesinato de Gunn, el doctor John Britton, que trabajaba asistiendo partos, comenzó a viajar periódicamente a Florida a atender a las mujeres que llegaban en busca de un aborto. Sin embargo, Britton era abiertamente contrario a la idea de abortar, por lo que muchas veces les decía a las mujeres que lo pensaran bien y volvieran luego si aún estaban decididas. La clínica de Florida, además de ser el lugar donde habían asesinado al doctor Gunn, también había sido objeto de colocación de bombas. Una incluso en la nochebuena de 1984 cuando cuatro jóvenes señalaron que era “un regalo de cumpleaños para Jesús”.

Debido a las amenazas de muerte que había recibido, Britton había empezado a usar un chaleco antibalas casero y recibía la protección de guardaespaldas voluntarios. Uno de ellos era el ex teniente coronel de la Fuerza Aérea James Barret. Ambos fueron asesinados el 29 de julio de 1994 mientras llegaban a la clínica por Paul Jennings. El asesino disparó a la cabeza de Britton porque asumió que llevaba chaleco antibalas. Jennings había sido excomulgado de la iglesia presbiterana luego de haber afirmado en televisión que era el vocero de la “acción defensiva” contra quienes realizaban abortos. Fue condenado a pena de muerte y ejecutado el 3 de septiembre de 2003. En una declaración antes de su ejecución, dijo que no sentía ningún remordimiento y que esperaba una gran recompensa en el cielo.

El ataque doble
El 30 de diciembre de 1994 John Salvi llegó a una de las clínicas más conocidas en Estados Unidso: Planned Parenthood, en su división en Massachusetts. Ahí asesinó de un disparo a Shannon Lowney, recepcionista de la clínica. El guardia de seguridad disparó de vuelta pero Salvi escapó. Se dirigió a una clínica de Planned Parenthood en Virginia donde asesinó a Lee Ann Nichols, también recepcionista. A pesar de que la defensa intentó argumentar esquizofrenia y problemas mentales, Salvi fue encontrado culpable el 19 de marzo de 1996. Sin embargo, el 29 de noviembre del mismo año fue encontrado muerto con una bolsa de basura en su cabeza. Se reportó que había sido un suicidio.

El más buscado
Entre 1996 y 1998 Eric Rudolph realizó una serie de ataques anti gay y anti aborto con bombas que hirieron a 111 personas. El FBI lo consideró un terrorista y estuvo en la lista de los criminales más buscados por cinco años hasta que fue capturado en 2003. Antes de eso, el 29 de enero de 1998, Robert Sanderson murió producto de una bomba puesta por Rudolph en su lugar de trabajo, una clínica que realizaba abortos. Sanderson era un ex policía que se desempeñaba como guardia de seguridad.

Para evitar un juicio y la pena de muerte, Rudolph se declaró culpable y fue condenado a dos cadenas perpetuas consecutivas. Cumple sentencia en el estado de Colorado.

El francotirador
El 23 de octubre de 1998 el doctor Barnett Slepian volvía a su casa después de asistir a una misa por la muerte de su padre. Mientras preparaba comida en la cocina de su casa en el estado de Nueva York recibió una bala que le partió la columna y le destrozó la aorta. Al salir, la bala rozó la cabeza de su hijo. Slepian murió dos horas después.

Se cree que el asesino, que disparó con un rifle, era James Kopp. El 7 de junio de 1999 se había convertido en el hombre número 455 más buscado del FBI. Fue capturado en 2001 en Francia y extraditado en 2002. Fue condenado a cadena perpetua y a pesar del trabajo de la defensa, en 2009 la Corte de Apelaciones mantuvo la sentencia.

El mismo día de su asesinato, la esposa de Slepian había llevado evidencia de amenazas de muerte a la policía. Splepian, por su parte, había señalado en su vida que “el aborto indudablemente toma la vida potencial. No es lindo, no es fácil y en un mundo perfecto no sería necesario”.

Asesinato en la iglesia
El domingo 31 de marzo de 2009, mientras asistía a misa de la iglesia luterana, el doctor George Tiller fue asesinado en su iglesia luterana. Tiller estaba ayudando como acomodador y era conocido por ser uno de los pocos médicos del país que realizaba abortos en estados avanzados del embarazo.

Tres horas después fue detenido Scott Roeder, de 51 años. El 2 de junio fue acusado de asesinato en primer grado. El 1 de abril de 2010 fue sentenciado a 50 años de prisión sin acceso a libertad condicional. En noviembre del 2009 Roeder había confesado señalando que había disparado a Tiller porque “la vida de los no nacidos estaban en peligro inmediato”

Comentarios
Sabía ud que... LOS ARQUEÓLOGOS DISLÉXICOS SE VAN DE CAVACIONES. -------------------------------- Sabía ud que... ENTRE MÁS SILLAS COMPRO, MEJOR ME SIENTO. -------------------------------- Sabía ud que... EL SUPERHÉROE MÁS COCHINO ES LISTERIA VERDE. -------------------------------- Sabía ud que... CUANDO NO ME ENCUENTRO BIEN, USO GOOGLE MAPS. -------------------------------- Sabía ud que... TENEMOS MEJOR SITIO QUE NATALIA COMPAGNON. --------------------------------