Arturo Vidal, el jugador más caro de Chile: “Los mejores futbolistas vienen de abajo”

Arturo Vidal (20) posa para las últimas fotos que se hará en Chile antes de partir a Alemania a jugar por el Bayer Leverkusen, que pagó 11 millones de dólares por él. Hace menos de un año, su situación era otra. Junto a sus cinco hermanos vivía de lo que sacaba su madre lavando ropa en La Granja. El padre los dejó cuando Arturo tenía 4 años y sólo se ha vuelto a aparecer ahora que él ha empezado a brillar. “Ahora se muestra arrepentido. Pero ya no sirve po. ¡Si fue tan ré vaca con sus hijos!”, cuenta la mujer mientras trata de imaginarse qué tan distinta será la vida en Alemania.


Por Natalie Salvatierra

Lo que hoy vive Arturo, lleva años soñándolo. Fue campeón con Colo Colo, estuvo en la final de la Copa Sudamericana y en el equipo que clasificó al mundial sub 20. Hoy se va de los albos a un paso de ser tricampeones. Los últimos 7 años, dice, se ha sacado la mugre para llegar adónde está. Cree que si sigue haciendo eso, en Alemania le irá bien.

¿Cómo llegaste al fútbol?
-Mi papá y mis tíos siempre jugaron en los equipos de barrio, entonces creo que ahí comenzó la ilusión de ser alguien, de ser profesional.

¿Qué recuerdas de cuando jugabas en Rolindo Román de San Joaquín?
-Creo que ahí me enseñaron cosas que ahora me ayudan mucho en el fútbol profesional. Las veces que salí campeón en Rolindo me causaron mucha alegría. Ellos siguen siendo mis amigos.

¿En qué están ellos ahora?
-Siguen jugando por el barrio y trabajan. Pero nadie llegó a ser futbolista, yo fui el único que llegó a ser profesional.

¿Por qué vives en la misma población?
-Porque ese es mi lugar. Ahí nací, ahí he crecido como persona y no porque tenga más plata voy a cambiarme. Ese lugar para mi significa todo, los mejores momentos están ahí, cuando pasé penas también fue ahí. Más encima, mi mamá no se quiere ir, porque tiene a todas sus amigas. Ella también nació ahí.

Cuando los abandonó tu padre, asumiste el rol de jefe de hogar ¿Cómo fue eso?
-Nada… Creo que seguí el ejemplo de mi mamá no más. Como la vi trabajar y el esfuerzo que hizo pa’ tener tanto hijo y pa’ criarlos… si no es fácil. Y ahí traté de hacer las cosas que me enseñó y poder pescar como el rol del papá.

¿Qué significa tu mamá para ti?
-Todo poh. Se lo debo todo… Ella es padre y madre para mí.

¿Te afectó no tener padre?
-Nunca me pasó nada. Es que mi mamá me hizo olvidar que tuve un padre que se había ido. Creo que nunca le pregunté a mi mamá por mi papá.

¿Te molesta cuando Pinilla dice que la mayoría de los jugadores de Colo Colo son de estrato social bajo?
-Yo creo que la mayoría es de abajo. Pero en la cancha eso no importa. Y además, creo que los mejores jugadores son los que vienen de abajo. Para todos ellos es un orgullo venir de abajo. Mi vida nunca ha sido de sociedad alta.

¿Qué te pasa cuando Pinilla dice que los de Colo Colo ni siquiera saben hablar?
-¡Da rabia! Creo que pasa a llevar a mucha gente humilde. Y él mismo se falta el respeto también. Él habla muchas cosas para poder salir en el diario. Y yo le daría un consejo: mejor dedícate a jugar, porque hablas mucho. Te trajeron para jugar, no para que hablaras. Pero para mi Pinilla no es nadie. Si no lo conoce nadie, fue a puro dar lástima a Europa y ahora llega aquí a armar polémica y a no jugar nada. Eso me da rabia.

¿Te gusta el ambiente de la farándula?
-Trato de evitar esas cosas. Prefiero no estar ahí.

Hace poco la prensa comentaba un supuesto romance con la modelo Adriana Barrientos ¿Tienes algo con ella?
-Noooo. Nada. Igual bien que ella haya dicho en La Cuarta que cualquier mujer estaría feliz conmigo, me sentí bien, pero lo otro ¡na’ que ver! No somos ni amigos… O sea, igual la saludé una vez, pero nada más.

¿Te gusta el carrete?
-Sí. Pero lo hago sólo cuando tengo la posibilidad y generalmente con mis amigos del barrio.

¿Cómo son esos carretes?
-Nada poh. Voy a una discoteque, pero no a las de moda. Escucho reguetón, o música romántica, como Luis Fonsi, Alex Ubago. Por ahí va la cuestión.

¿Mucho copete?
-No, noo. Yo no tomo, si soy futbolista. Estoy en esto, tengo que dejar esas cosas. Tampoco drogas.

¿Qué tan distintos son esos carretes con los del equipo?
-Ehmm, no sé. Puede ser que cuando salimos con los del plantel nos encontramos con mujeres de otro nivel, más cuicas, pero filo. Yo lo paso bien. Aunque siempre los carretes con mis amigos del barrio van a ser diferentes, porque con ellos hay otra cosa, hay un cariño desde chicos, es de hermandad, así disfruto más las cosas.

CELIA PUNK

¿Es cierto que a los 12 años fuiste rechazado por Colo Colo?
-Sí. Y después me aceptaron y estuve un año y medio sin jugar. Puro entrenar. Ayudaba a mis compañeros, el profe me pedía hacer otras cosas. Pero gracias a eso fui madurando y ahora es otra cosa.

¿Eres perseverante?
-¡Si poh!, O sea, estar tanto tiempo sin jugar y luchando… Yo siempre pensé que iba a llegar al lugar donde estoy ahora, por eso seguí acá. Desde chico el Colo fue mi sueño. La primera vez que supe que iba a jugar de titular me sentí contento. Creo que todo el esfuerzo que hice desde chico fue para tener esa oportunidad y la aproveché.

¿Eres amigo de Matías Fernández?
-A Matías lo conocí de chico. Él era un año mayor que yo y comenzamos a jugar juntos en la sub 15. Fue bonito compartir triunfos con Matías. Además, él se esforzó mucho y mira adónde está ahora. Hay que luchar para tener las cosas, no todo te lo regalan. Con Matías somos los más chicos del equipo que salió campeón.

¿Qué sientes al ser el traspaso más caro que se hace por un jugador chileno al extranjero? ¿Te sientes un ídolo futbolero?
-Jaja, no ídolo. Pero contento igual. Ser el jugador más caro en la historia de Chile, es algo importante. Pero quedo tranquilo, es el premio por muchos años de constancia mía y muchos años de esfuerzo de mi mamá también.

¿Te vas a Alemania con toda tu familia?
-Al principio me iba a ir solo. Pero después, a los dos meses, ellos dijeron que se iban conmigo. Somos seis hermanos, yo soy el segundo mayor.

¿Qué te dicen los amigos del barrio?
-Me ven que he surgido como jugador, y se alegran. Puras felicitaciones no más. Yo espero madurar más y ojalá triunfar.

¿Te complica algo?
-El idioma. Pero me meten en cursos de alemán. Difícil, ellos son muy directos para decir las cosas. Y por otro lado también está el cambio de sociedad, allá son todos más fríos. Pero ojalá haya buena onda. Igual, dejar a la gente del Colo Colo tricampeón no es fácil, pero me voy con la satisfacción de haberle dado alegría a la gente.

¿Quién es Claudio Borghi para ti?
-¡Ufff! “el profe” es muy importante para mí. Me ayudó como persona, y también ayudó mucho a mi familia. Le debo mucho a él, como también al preparador físico Hernán Torres, al cuerpo técnico, a Marcelo Ramírez y a Cristián Saavedra.

¿Ves a Colo Colo sin Borghi?
-No. Y ojalá que no se fuera nunca. Si igual gracias a él somos tricampeones, peleamos una Sudamericana, una final, una Libertadores…. Este equipo ha roto records y que venga otro entrenador a hacer lo mismo es muy difícil.

¿Le tienes mucho respeto a Borghi.?
-Mucho.

¿Fue por eso que cuando te pidió que te cortaras el mohicano, lo hiciste?
-Por supuesto. Por él y por mis compañeros. Igual como que le estábamos faltando el respeto a los más grandes. Yo siempre me quise a hacer un mohicano, entonces lo hice en la selección, pero cuando llegué a Colo Colo fue distinto. Y siempre me quise hacer un corte bueno, como este.

¿Te gusta que la barra te apode “Celia Punk”?
-Sí. Celia Punk me gusta. Antes, cuando me decían Celia Cruz, no me gustaba nada.

Comentarios