Brasil EFE

El 1-7 que Alemania encajó a Brasil en el estadio Minerao de Belo Horizonte es la mayor goleada en las 20 ediciones de los Mundiales de fútbol que sufre un anfitrión.

Los 14 anfitriones de las 20 ediciones de la Copa -hubo tres países que repitieron- nunca habían perdido por una diferencia de seis goles.

Marcelo, lateral izquierdo de Brasil, explicó que fue el peor día de su selección “y el mejor de la selección alemana” y rechazó que las ausencias de Neymar, lesionado, y Thiago Silva, sancionado, hubieran influido en el varapalo.

“No, no afectaron las bajas. Sabíamos que los alemanes son muy buenos y hemos intentado hacer lo que sabemos, pero no ha salido nada”, destacó el defensa, que no tiene una explicación para lo sucedido.

“Nosotros también buscamos una explicación. Parece que se apagó la luz. Es inexplicable”, resumió.

Después de la derrota, la más abultada sufrida por Brasil durante su participación en las veinte ediciones de los mundiales y calificada como “vergonzosa” por la mayoría de la prensa, algunas personas causaron violencia.

En Belo Horizonte, donde se disputó el partido, el bohemio barrio de Savassi se sucedieron peleas callejeras que terminaron con doce detenidos.

Dentro del estadio hubo desmanes y varias personas que intentaron destruir parte del patrimonio público debieron ser expulsadas del recinto deportivo y custodiadas por la Policía hasta la salida, según las autoridades.

En Sao Paulo, mientras la tristeza cundía en algunos lugares preparados para el festejo, como el bohemio barrio de Vila Madalena y la FanFest, donde muchas personas se retiraron antes de finalizar el partido, otros puntos de la mayor ciudad brasileña eran testigos de una oleada de violencia.

La empresa municipal de transportes SPTrans confirmó que un garaje de una empresa de autobuses en la zona sur de la ciudad, próximo a la represa de Guarapiranga y a la carretera de M’Boi Mirim, fue atacado por desconocidos que prendieron fuego a quince autobuses que estaban estacionados y fuera de servicio.

Holanda VS Argentina

El entrenador de Argentina, Alejandro Sabella, confirmó hoy el regreso del lateral Marcos Rojo y el ingreso del centrocampista Enzo Pérez, en lugar de Angel Di María, frente a Holanda, en la semifinal que definirá el rival del finalista Alemania.

El regreso de Rojo al lateral izquierdo en lugar de José María Basanta luego de una suspensión por doble amonestación será clave porque será el marcador directo de la figura holandesa, Arjen Robben.

“Di María es importantísimo, aporta desequilibrio, se desdobla, fue campeón de la Champions League con el Real Madrid, es el jugador más deseado de Europa. Pero esto no habla en desmedro de Pérez, que es un jugador con menos desequilibrio pero con más recorrido que maduró mucho y electo el mejor de Portugal”, dijo Sabella.

El DT elogió a su colega de Holanda, Louis Van Gaal. Alertó sobre el peligro del delantero Arjen Robben pero avisó, luego de la histórica goleada 7-1 de Alemania a Brasil, que su equipo tiene al mejor del mundo, Lionel Messi.

La principal preocupación es el poderío ofensivo de Holanda y de su estrella, Robben. “Él es un gran jugador, muy importante para Holanda, como Neymar para Brasil, Messi para Argentina. Todos son importantes para sus selecciones pero Messi es el mejor de todos”, dijo en conferencia de prensa.

El encuentro de la semifinal entre Argetina y Holanda está programado para este miércoles a las 16:00 hrs, en el Arena Corinthians de São Paulo.