Una mujer cometió una falta del tránsito en la ciudad rusa de Tula, y llegó la grúa para llevarse el auto a los corrales. En un acto desesperado la conductora se sacó la ropa y empezó a bailarle al hombre de la grúa, aunque finalmente no sirvió de nada.