Jovino Novoa repudia proyecto que deroga la Ley Antiterrorista

Jovino Novoa A1

La Fundación Jaime Guzmán rechazó el proyecto de ley que deroga la Ley Antiterrorista, advirtiendo que “es particularmente grave que se proponga excluir de nuestro ordenamiento jurídico la figura del delito terrorista en momentos en que recrudecen en el país acciones claramente destinadas a alterar el ordenamiento social, mediante la violencia o a crear temor en la población o causar daño indiscriminado a personas o a la propiedad, conductas ellas claramente terroristas”.

El presidente de la Fundación, el ex senador de la UDI Jovino Novoa, realizó una conferencia de prensa para manifestar sus críticas y rechazo a la normativa, donde se informó de la declaración pública difundida en la página web del organismo www.jaimeguzman.cl.

En el texto se consigna, entre otras cosas, que la “opinión pública ha recibido con perplejidad las expresiones del diputado socialista Marcelo Schilling (…) en las cuales propicia firmemente la derogación de la Ley Antiterrorista debido a su supuesta ineficacia. El parlamentario estimó oportuno ejemplificar su argumentación negando el carácter terrorista del asesinato del senador Jaime Guzmán ocurrido en 1991, así como los atentados que estremecieron a toda la humanidad el 11 de septiembre del 2001 en Nueva York y Washington, y los actos perpetrados el 11 de marzo del 2004 en la estación de trenes Atocha de Madrid”.

“Estas expresiones revisten especial gravedad, particularmente porque provienen de quien en el pasado desempeñó funciones en el aparato de seguridad pública del Estado y hoy cumple tareas en la formación de la ley”, añade.

“En efecto -continúa la declaración- los comentarios y respuestas del congresista, revelan una total indiferencia ante el terrorismo, en esencia contrario a los derechos humanos, repudiado por tratados internacionales suscritos por Chile que se encuentran vigentes y que tanto daño ha causado a personas inocentes en la sociedad moderna. Argumentar que el terrorismo sólo puede ser ejercido por la acción del Estado y de sus agentes es una equivocación conceptual mayúscula, pues el terrorismo tiene como objetivo precisamente subvertir el orden social que deben custodiar los estados”.

Asimismo, se establece que “ni el anarquismo ni la supuesta reivindicación de derechos de los pueblos originarios pueden justificar los actos terroristas. Como tampoco la ineficacia del Estado para garantizar la seguridad de la población ante estos atentados terroristas puede justificar la derogación de una ley”.

Comentarios