Ébola

La presidenta de Liberia, Ellen Johson-Sirleaf, anunció hoy que ha pedido a Estados Unidos que ponga a su disposición un medicamento experimental contra el ébola desarrollado en ese país.

En una intervención radiofónica, Johnson-Sirleaf aseguró que el acceso de Liberia a esta medicina contribuiría a combatir el ébola y a dar esperanza a una población golpeada por el virus.

“Hemos sabido que la medicina les fue administrada a estadounidenses que contrajeron la enfermedad aquí, y por lo tanto (el medicamento) sería bienvenido”, declaró la presidenta liberiana.

Al mismo tiempo, la presidenta liberiana defendió la incineración de los cadáveres de los fallecidos por el ébola como la mejor opción para prevenir nuevos contagios.

Ante las reticencias de algunos, Johnson-Sirleaf pidió a los familiares de los fallecidos que comprendan que la incineración contribuye a evitar la propagación del virus, y anunció que los nombres de aquellos que sean incinerados será grabados en un memorial una vez se gane la batalla al ébola.

Mientras tanto, el congresista estadounidense Christopher Smith ha declarado tras reunirse con la ministra de Exteriores de Liberia, Augustine Ngafuan, que EEUU se implicará en la financiación de la lucha contra el virus en África Occidental.

Liberia es uno de los países más afectados por el brote del virus del ébola que se ha cobrado cientos de vidas en África Occidental.

La enfermedad -que se transite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados- causa hemorragias graves y puede tener una tasa de mortalidad del 90 por ciento.

Esta es la primera vez que se identifica y se confirma una epidemia de ébola en África Occidental, pues hasta ahora siempre se habían producido en África Central.