emily-ratajkowski-gq-cover-2014

Por comprar más de 100 dólares en uniformes escolares en la tienda virtual Land’s End -de ropa, accesorios, etc- la marca envió a sus clientes un regalito: el último número de la revista GQ, con Emily Ratajkwoski, una de las supermodelos del momento, en topless en la portada. La atención de Land’s End terminó con el grito en el cielo de los padres gringos que calificaron la portada como “pornográfica” y “absolutamente obscena”.

Según publica el Huffington Post, uno de los horrorizados padres se preguntó: “¿Cómo comprar algo tan familiar como un uniforme escolar te lleva a recibir soft porn en tu correo? Menos mal que mi hijo no me trae las cartas”, se quejó.

La marca gringa, Land’s End, se disculpó por lo acontecido y, a modo de reparación, envió una revista de viajes que seguro “no los ofenderán”, manifestaron.