bombazo esc militar2

A fines de diciembre del año pasado la lucha anarquista dio luces de que algo estaba por cambiar. Durante tres días, militantes de varios países -entre ellos Grecia, Inglaterra, Italia y Chile- se juntaron en México en el Simposio Internacional de las Jornadas Informales Anarquistas, para compartir ideas sobre el movimiento y definir estrategias comunes en todo el mundo. Hablaron del anarquismo insurreccional, de nuevas formas para expresar el odio al sistema, y se exhibió un documental sobre el Caso Bombas. El documento que generó mayor interés, sin embargo, fue la declaración titulada “Seamos Peligrosxs”, de los presos de la “Conspiración de Células de Fuego FAI/FRI”, grupo de Grecia que tiene a 13 de sus militantes detenidos, acusados de participar en diversos atentados.

El texto planteaba radicalizar los ataques: “queremos atacar todas las estructuras que explotan y asesinan a la naturaleza, los animales y los humanos. Lejos del fetichismo del valor de la vida humana, aclaramos que nuestro objetivo no son los edificios, sino también las personas que los administran, por eso, promovemos la práctica de las ejecuciones de objetivos humanos”, decía el escrito.

La nueva estrategia llamaba a cruzar una línea, buscaba nuevos campos de acción donde los civiles no estaban exentos de los ataques. A ocho meses de esa declaración, el bombazo en el SubCentro del metro Escuela Militar confirma que esa línea se cruzó: “Ellos quieren demostrar que tienen el poder de causar daños mucho mayores. Hoy, todos hablan del anarquismo, de cómo se organizan, han conseguido atención. Se ganaron un sitial dentro de los grupos anarquistas que están operando”, dice un investigador que conoce la dinámica en la que han trabajado estos grupos en los últimos años.

Redes Internacionales

La radicalización es la clave para entender a los grupos anarquistas insurreccionales: “actuamos y funcionamos como virus del caos y del desorden, intentando contagiar a todos los que se sienten insatisfechos con las marchas-caminatas”, dice el texto “Seamos Peligrosxs”. (sic.)
El documento pretende ser un punto de partida para agudizar los ataques. Según el escrito, los nuevos anarquistas insurreccionales no deberían ser los terapeutas del “mundo enfermo”, sino que sus saboteadores: “la única propuesta que tenemos para la crisis económica es que la empujemos al precipicio. Sólo si se destruye la economía, morirán también las discriminaciones de la pobreza”, dicen.

El testimonio buscaba motivar a los anarquistas, incentivándolos a asumirse como una suerte de combatientes permanentes. En Chile, según cuentan fuentes ligadas a la investigación de estos casos, la radicalización de los grupos anarcos comenzó en el 2005, luego que se comenzaran a vincular con ex miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) y ex lautaristas. De ahí la reivindicación que hacen de los anarquistas detenidos en cárceles chilenas y extranjeras, como es el caso de las manifestaciones de apoyo a Francisco Solar y Mónica Caballero, presos en España, provenientes de países como Italia, España y Grecia. El famoso “triángulo mediterráneo”, como fue bautizado por las autoridades ibéricas, luego que la policía detectara el arribo al país de anarquistas provenientes de esas latitudes.

bombazos bachelet

Si bien estos grupos repudian las estructuras jerárquicas y promueven los ataques autónomos, aspiran -entre otras cosas- a que haya una cierta organización al momento de adjudicarse las acciones. Proponen, por ejemplo, que al reivindicar los ataques adhieran a megacomunidades invisibles bajo “acrónimos”, que permitan identificarlos y diferenciarse de otras luchas anarquistas más pasivas. Los griegos, por ejemplo, adhieren a la denominada “conspiración internacional” Frente Anarquista Informal (FAI) y al Frente Revolucionario Internacional (FRI). En Chile, uno de los primeros grupos en adherir a esa organización fue la denominada “Célula antiautoritaria insurreccional Panagiotis Argyrou, afines a la FAI/FRI”, llamada así en honor a un miembro de la Conspiración de Células de Fuego, detenido por enviar paquetes incendiarios. En mayo de 2013 esta célula le prendió fuego a la entrada de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios de Santiago. Un año después, la “Célula Revolucionaria Felice Orsini FAI/FRI”, llamada así por el revolucionario italiano que intentó asesinar a Napoleón III, reivindicó el ataque a la iglesia Santa Ana y la bomba incendiaria que apareció afuera de un jardín infantil en la calle Almirante Hurtado. Según el comunicado que enviaron, este último artefacto no estaba destinado a ese lugar sino que alguien lo movió.

El texto “Seamos peligrosxs” reconoce que los proyectos internacionales de ataques son ilimitados. Aclaran que pueden haber grupos que adhieran a otros proyectos o que prefieran no reivindicar los ataques, tal como ocurrió en el caso del bombazo al metro en la Estación Los Dominicos, y como está ocurriendo hasta ahora con la detonación en el SubCentro de Escuela Militar, donde aún no se conocen los autores.

Durante este año, varios grupos se han adjudicado distintas acciones, adhiriendo a diversas comunidades anarquistas internacionales invisibles. El 18 de junio pasado, por ejemplo, la “Conspiración para el ataque Mauricio Morales, afines a la Internacional Negra”, se adjudicó el ataque incendiario a una caseta de seguridad en Santiago Centro, que buscaba conmemorar los cinco años de la muerte del anarquista que falleció cerca de la Escuela de Gendarmería en el 2009, cuando pretendía instalar una bomba. En noviembre del año pasado, la “Célula larga vida a Ilya Romanov, afines a la Internacional negra”, nombre tomado del anarquista ruso que perdió una mano el año pasado luego de una explosión, se adjudicó el atentado contra la Junta Electoral de La Reina. “Una posición anárquica pone a la orden del día el rechazo a cualquier tipo de dominio, por ende no se detiene en problemas de forma: ni como orden histórico ni como dinámica social la democracia significa un camino de liberación. Luchar por más democracia equivale a luchar por la profundización de un sistema social que esconde el conflicto que en ella emerge y sobre el cual se funda”, escribieron luego en una declaración.

La acción se enmarcaba dentro del llamado “Proyecto Fénix”, una organización internacional similar al FAI/FRI conocida como la “Conspiración internacional por la venganza”, que contempla una serie de ataques que a partir de junio de 2013 se vienen realizando en distintas partes del mundo. Hasta la fecha se han realizado 11 ataques en países como Grecia, Indonesia, Rusia, México, Alemania, y Chile. Los nombres que ocupan las células no son al azar. Los grupos buscan reivindicar a anarquistas detenidos y a otros que han fallecido. En el marco de este proyecto, por ejemplo, el 3 de julio del año pasado, un paquete bomba fue enviado al ex mayor de la agencia antiterrorista de Grecia. El grupo que se lo adjudicó se hizo llamar “Comando Mauricio Morales”.

bombazo escuela militar 12

Guerrilla urbana

El último bombazo -el número 203- en un basurero ubicado en la galería comercial del SubCentro de la estación de Metro Escuela Militar, afuera del local Juan Maestro, fue un golpe certero al establishment. Una acción que obligó al gobierno a rebarajar el naipe de seguridad y que según los analistas marca un nuevo escenario. Pocas horas después de la explosión, de hecho, la presidenta Bachelet anunció una serie de medidas: protección en lugares de alto tránsito de público, modificaciones a la ley antiterrorista, cambios a la ley de inteligencia y un llamado a aprobar a la brevedad la ley de control de armas y explosivos. La misma mandataria expresó que el país requería una “actitud vigilante” y que “no le iba a temblar la mano”. El fiscal Nacional Sabas Chahuán, a su vez, manifestó que a la fiscalía le faltaba una mayor preparación institucional y que requería de una unidad de análisis criminal pues no contaban con analistas propios.

Para Felipe Harboe, actual senador, ex subsecretario de Interior en el gobierno de Bachelet, la evolución de este tipo de atentados pasa por los objetivos: “La forma de manifestarse de estos grupos insurreccionales era a través de artefactos explosivos en dependencias bancarias, cajeros y los más osados en unidades policiales. Además, explotaban en horario con poca gente”. La idea, asegura Harboe, era dar una señal de alerta y los daños, básicamente, eran contra la propiedad. Una línea desarrollada desde hace años por algunos grupos que fue ratificada por Mauricio Villarroel, condenado por el asalto al Banco Security en que murió el cabo de Carabineros Luis Moyano, en una entrevista realizada por nuestro medio en octubre del año 2010. Allí, el ex lautarista, habla sobre el concepto de “Guerra social”. “La Guerra Social que nos ha sido impuesta por el Estado y el Poder es la lucha cotidiana que libramos los Rebeldes sociales bajo una perspectiva insurreccional… reivindicando el ataque constante a todos los aspectos de la vida capitalista”.

La guerra social, en rigor, era definida como una guerra contra el capital. De ahí que los blancos hayan sido, básicamente, contra la propiedad privada. Una estrategia que, según el ex subsecretario de Interior del gobierno de Piñera, Rodrigo Ubilla, ha sufrido algunas alteraciones en el tiempo. “Hay Estados donde se pasa del amedrentamiento y la destrucción de bienes, a una situación como la que vivimos el lunes que, por la hora y posición, pone en riesgo la vida de personas”, reflexiona Ubilla.

El vuelco, según varios analistas, marcaría una escala ascendente en el tipo de acciones. “El gobierno tiene que tomar muy en serio esto porque detrás de lo que sucedió está la decisión racional de un grupo o persona que instala una bomba 20 minutos antes de la hora peack en un lugar concurrido”, agrega Felipe Harboe.

El drástico giro, desde la lucha contra el capital a la aceptación de blancos humanos en espacios públicos, tiene un correlato en el encuentro anarquista que se desarrolló en México en diciembre del año pasado y donde, según antecedentes recabados por la policía, habrían participado tres chilenos. En el documento “Seamos peligrosxs” se explicaría en detalle el siguiente paso de los grupos insurreccionales: la nueva guerrilla urbana anarquista. La definición del nuevo estadio del anarquismo internacional es definido como “el traslado del ataque en primera persona y al tiempo presente sin que sea necesario el camuflaje de la protesta social”.

La idea, según expresa el documento, es diferenciarse de los “payasos politiqueros anarquistas” que fantasean con una revolución social de masas. El nuevo cambio de paradigma, sugerido por la Internacional Negra, el organismo internacional que agrupa a distintas células que se reunieron en México, promueve una evidente radicalización en las acciones. Según Gonzalo Yussef, ex director de la Agencia Nacional de Inteligencia, ANI, la señal que intentan transmitir es clara. “Que van a continuar con la subversión y que no le tienen miedo a la autoridad. No son ingenuos, respecto al último acto tenían claro que toda la sociedad política organizada iba a salir fustigándolos. Y que eso también apareja persecución policial. Si tomaron esa decisión de hacer algo tan significativo, es porque están preparados para resistir lo que se viene”, asegura.